miércoles, 22 de mayo de 2019

Dos años y medio. Cuarenta mil visitas

Supongo que no son grandes cifras y menos que mis blogs anteriores, pero me hace ilusión. Teniendo en cuenta que llevo más de trece años escribiendo en internet, se ve que todavía tengo cuerda para rato. Empecé como un diario personal y no tenía ni idea de cómo encontrar lectores. Ahora ya se ha convertido en una rutina diaria. He publicado quince libros si no recuerdo mal, por autoedición, con muchas lecturas gratuitas y casi ninguna de pago. Aun así supongo que me habrán leído en total cerca de un cuarto de millón de veces, lo cual es más desde luego de lo que esperaba.

Como sabéis éste es mi octavo blog, digamos oficial. con alguno más que no ha trascendido. Mi sueño de ser escritora se quedó en un espejismo. Bueno, escritora soy en teoría pero sin lectores de pago no sé si se puede considerar real. Un par de veces mandé escritos a concursos pero no conseguí nada. También he participado en competiciones de blogs sin resultados. Supongo que no se puede tener todo. Incluso intenté contactar con algún escritor conocido a ver si me echaba un cable, pero, claro, sin conocerse en persona no hay nada que hacer. Pero siempre me quedará la red.

19. Buscarle a uno las vueltas

Aunque soy una persona tranquila se me puede Sacar de quicio si alguien se empeña en discutir conmigo sin escuchar mis razonamientos. Buscarle a uno las vueltas es descubrir la manera de molestarte o de irritarte y aprovecharla. De pequeña debía ser muy previsible porque era fácil Sacarme de mis casillas. Siempre fui muy independiente y con ideas propias y no he sido fácil de manipular aunque Para todo hay una primera vez. Ahora sé más por vieja que por diablo, pero la verdad es que creo que nací con el Manual de instrucciones.

Sin embargo, no es nada envidiable. Como ya he dicho alguna vez preferiría no saber nada. Cuánto me gustaría dejarme llevar por lo que lleva a todo el mundo. Emocionarme con los concursos fáciles, con los programas de cocina de corte militar, con los realities de talentos dudosos. Ser uno más de la masa. Creo que cuando me meto con esas personas, en el fondo tengo envidia. Por eso ando buscándole las vueltas a todo y analizando cada detalle. Tal vez lo que busco es la fórmula para ser normal. Pero me temo que ya es muy tarde para eso.


martes, 21 de mayo de 2019

18. Blanco y en botella, leche

Algo que también decía mucho mi madre y lo digo yo también, porque nos parecemos mucho. Yo soy una persona muy lógica. Hay cosas que sólo verlas me parecen evidentes y cuando estudio al tema casi siempre llego a la primera conclusión que había sacado sin haberlo meditado. Por desgracia, no me resulta tan fácil hacerme entender y convencer a otros de mi opinión. Así que resulta muy frustrante cuando alguien intenta convencerme de algo que yo no creo en absoluto y no le valen mis razones, porque no soy capaz de hacerle ver mi punto de vista.

Ahora bien, lo que me pone negra es que me digan que lo blanco es negro y viceversa. Tengo muchas intuiciones pero cuando yo llego a una conclusión es porque he estudiado el tema de arriba a abajo, incluyendo las opciones opuestas. De manera que sí, estoy muy convencida. El problema es que hay gente que está tan acostumbrada a mentir que creo que ya no distinguen la verdad ni aunque les pise un pie, y se acaban creyendo sus propias mentiras. Eso lo sé. Es un hecho. Discutir con alguien así es uno de los ejercicios más agotadores y inútiles que conozco.           

lunes, 20 de mayo de 2019

17. Bajarse del pedestal

Se dice cuando alguien está endiosado y se considera superior a los demás, por encima del bien y del mal. Entonces debe bajarse del pedestal para volver a ser una persona normal, o si no que le bajen. Les pasa mucho a los políticos y también a los actores u otros famosos, que enseguida se creen especiales y se les sube a la cabeza. Luego van por ahí opinando de cosas que no les competen y en las que no son expertos, cosa que a mí me molesta mucho. Zapatero a tus zapatos, suelo decir en esos casos. La verdad es que no me explico que el dinero y la fama tengan ese efecto en algunas personas.

Y sobre todo que tengan también ese efeco en el público, que admira ciegamente a alguien sólo porque le gustan sus canciones o ni siquiera por eso, porque sale en televisión. Y además escuchan lo que tienen que decir como si realmente estuvieran por encima del resto, como si un buen fontanero o un buen médico no tuvieran el mismo mérito o incluso más, porque al fin y al cabo sólo se trata de hacer su trabajo. Nunca he entendido esa admiración tan ciega, que hace que incluso los vean guapos, cuando por ejemplo a mí Bisbal me parece una muñeca chochona.

domingo, 19 de mayo de 2019

El guardián entre el centeno

Cuando leí este libro acababa de terminar A este lado del paraíso de Francis Scott Fitzgerald, así que el libro de Salinger me pareció muy parecido para ser una coincidencia. Es ameno y entretenido pero no tiene mucho argumento aparte de los pensamientos de un joven rico y desocupado a principios del siglo XX. Pero lo que me llamó más la atención fue que este chico al final coqueteaba con el socialismo, a pesar, según sus palabras, de que los pobres le parecieran feos y sucios, pero aún así alguien tenía que ocuparse de ellos.

Es una moral curiosa que me temo que sigue existiendo aunque ya no se hable tan claramente. Por ejemplo, yo suelo decir que me encantan los bichejos asquerosos, refiriéndome a los insectos y reptiles en general. Porque es cierto que a mí ningún ser vivo me desagrada, pero sé que a la mayoría de la gente sí le ocurre. Yo siempre he defendido a todos los insectos y a las plantas silvestres que dejo crecer libremente en mi jardín. Incluso cuando compro una nueva procuro que no sea muy agraciada para darle una oportunidad que no tendría. Soy un caso perdido.

viernes, 17 de mayo de 2019

16. Apuntarse a un bombardeo

Exagerando un poco se refiere a apuntarse a todo, y especialmente a lo último, a lo que está de moda. La mayoría de la gente se apunta a un bombardeo por el tema de la atracción de la masa. Cuando el hombre se convierte en masa ya no razona ni responde con sentido, sino que hace lo que hacen los demás. Dónde va Vicente, donde va la gente. Parece mentira lo que ha cambiado la mentalidad desde hace cuarenta años y me da la impresión de que cada vez cambia más rápido; así que ya no sé lo que veremos de aquí a muy poco. Movimiento uniformemente acelerado.

Sin embargo durante muchos siglos la humanidad aquí en Europa seguía otro camino marcado por la Fe, el Cristianismo y los Evangelios. Y entonces se aceptaba con toda naturalidad que cualquier actividad de la vida tuviera que pasar por la Iglesia. Ya sé que los extremos no son buenos, pero tampoco lo es volver la espalda a nuestra historia, tradición y legado. En cierto modo estamos traicionando a todos nuestros antepasados que intentaron ser buenos cristianos y hacer un mundo mejor. Y no sólo eso sino que algunos insultan a sus ancestros, sin saber que se insultan a sí mismos.

jueves, 16 de mayo de 2019

De la India a París en un armario de Ikea, la película

Ayer vi esta película francesa y me encantó. Divertida, amena, emotiva, interesante y original. Se trata de un joven que viaja de un lugar a otro sin querer llevado por las circunstancias. Sin embargo, como siempre intenta hacer las cosas bien, finalmente también le salen bien. No cuento más para no estropearla. Tiene un par de números musicales y de baile estupendos además. Es de una productora llamada Acontracorriente que, aparte de ser mi lema, siempre trae películas positivas y simpáticas.

Además, hace una reflexión sobre España muy graciosa y acertada sobre que todos los inmigrantes acaban viniendo por aquí. Si tuviera que ponerle un pero diría que plantea la inmigración de un modo demasiado positivo, como si todos fueran refugiados políticos, y no que algunos vengan simplemente en busca de una vida más cómoda o incluso con malas intenciones. Pero es que ya digo que es una película amable de las que te dejan con un buen sabor de boca. No os la perdáis.


miércoles, 15 de mayo de 2019

15. Ande yo caliente y ríase la gente

Éste lo decía mucho mi madre. Se refiere a los que te critican, pero mientras tú estés bien que digan lo que quieran. Me ha venido muy bien esa frase porque, si de pequeña apenas tenía amigos, de mayor me las he arreglado para crearme más enemigos a través de mis opiniones en la red y fuera de ella. Así que he necesitado mucho estoicismo para acostumbrarme y seguir adelante incluso en los peores momentos. Como suelo decir, a todo se acostumbra uno o bien: A la fuerza ahorcan. De manera que supongo que mi infancia al menos me sirvió para acostumbrarme a la soledad.

Así que mientras yo esté más o menos satisfecha con mi vida, qué más me da que me critiquen por no trabajar, por ser ama de casa, por ser de derechas, por ir a misa, por tener tres hijos, por oponerme al aborto y a la promoción de la homosexualidad, por criticar al Papa, etc.  Digamos que tengo todos los puntos para que se metan conmigo. También por no ser buena cocinera, ni ama de casa, ni saber coser a máquina, que hay gente para todo. Y por no tener amigos ni salir de fiesta ni vestir a la moda ni arreglarme, que también hay de esos. Total que Soy un muñeco de pim, pam, pum.

martes, 14 de mayo de 2019

14. Andarse por las ramas

Significa hacerse el loco y hablar de otras cosas en lugar de lo importante. En mi vida no he tenido mucho tiempo para eso. Digamos que me morí poco después de nacer, a los diez años vi un suicidio y a los veinte intentaron matarme. Así que tuve que pensar en lo importante muy pronto. Es curioso porque por más lecciones que te de la vida, nunca se acaba de aprender.  No me sirvió de mucho la experiencia acumulada de tantos años. A veces echo de menos haber sido más superficial. De ese modo podría decir que todo me tomaba por sorpresa y no que había desoído todas  las señales.

A la gente le encanta andarse por las ramas y no Tomar el toro por los cuernos. Les gusta quedarse con la superficie de los problemas Así que si intento que ahonden en el asunto, se molestan un montón. Déjame con mis certidumbres y no vengas a enredar.  Cuando era más joven y más luchadora, me empeñaba en seguir el hilo de la discusión; ahora ya me da lo mismo. He descubierto que es mejor dejarles en las ramas y que por lo menos no estorben. En el fondo les envidio un montón. También me gustaría haber tenido una vida corriente y no preguntarme nada.


lunes, 13 de mayo de 2019

13. Andarse con chiquitas

También lo decía mucho mi madre. Significa algo así como intentar quitarle importancia a un asunto haciendo como que No es para tanto. Por ejemplo si tienes que decirle algo desagradable a alguien y lo disfrazas con eufemismos o Te vas por las ramas en lugar de afrontar el problema, estás andándote con chiquitas. A veces es más educado Andarse con rodeos y no hacer lo que tienes que hacer, pero yo creo que a la larga no solucionas nada. Hay temas que no queda más remedio que resolverlos cuanto antes y así se evita que se enquisten o que empeoren todavía más.

Otro ejemplo. En el día de la madre que pasó hace poco, yo no quise participar mucho, no porque tenga nada contra las madres, especialmente la mía, pero me parece que hay mucha leyenda en este tema. Existen madres estupendas, regulares y claramente malas, que no dejan a sus hijos crecer. Todo lo que sea sublimar a alguien por ser hombre, mujer, niño, madre o lo que sea, no es de mi gusto. Me suena a falso. Y para qué voy a andarme con chiquitas fingiendo que estoy de acuerdo si puede simplemente no opinar como ha sido el caso y dar mi opinión ahora.

domingo, 12 de mayo de 2019

Matar a un ruiseñor

No hace falta que diga que es una gran novela, un clásico de la literatura, pero sobre lo que yo quería hablar es sobre la frase que da nombre al libro. Dicen que matar a un ruiseñor es pecado porque no hacen daño a nadie y además nos alegran la vida con sus trinos. Me recuerda en la novela de Harry Potter cuando dicen que un unicornio es un ser tan puro, que matarlo y beber su sangre puede darte media vida pero sería una vida maldita, que no merece ser vivida. Hay personas que nacen tan puras que sólo la amargura y los golpes de la vida pueden mancillar esa pureza. Como el protagonista oculto de esa novela.

Cuando engañas a alguien así, lo malo no es que ya no te va a creer más, sino que nunca volverá a creer en nadie porque has matado su inocencia. Alguien que creía ciegamente, que se entregaba en cuerpo y algo, ignorando las señales de peligro, desoyendo las advertencias. Puede estar contento porque se has salido con la tuya, pero a qué precio. Y una persona que ya ha pasado por múltiples traiciones y desengaños, aprendió a querer sin ambages y sin desconfianza, para acabar descubriendo que era falso aquello que creía. Es como matar a un ruiseñor o beberse la sangre del unicornio. No vale la pena.

viernes, 10 de mayo de 2019

12. Alto y claro

Es una expresión que tiene su equivalente en inglés: loud and clear. A mí me gusta también: las cosas claras y el chocolate espeso. Estoy de acuerdo. Como estudiante de idiomas eterna que soy, me he dado cuenta de que para aprender otro idioma es importante conocer bien la gramática del tuyo. Es decir, saber cuál es el sujeto, el complementro directo, el indirecto, y la función de cada palabra. Todo eso lo aprendí muy bien gracias a sacerdote de mi colegio, el padre Crisógono, que no sólo era muy buen profesor, sino simpático y muy ameno. Lo digo a pesar de que me suspendió un par de veces. Pero lo decìa todo alto y claro.

Lo que es curioso es que los niños alemanes aprendan su idioma de oído sin conocer todavía la gramática y sin embargo a nosotros nos cueste tanto Atar cabos. Eso demuestra que el cerebro humano tiene mucha más capacidad de la que pensamos. La gramática, como las matemáticas, tiene unas reglas exactas y cada frase puede ser diseccionada como un cadáver. Eso en general ayuda cuando haces equivalencias entre varios idiomas, pero otras veces no funciona a causa de las peculiaridades linguísticas. Ojalá todo fuera tan alto y claro como estudiar idiomas.

jueves, 9 de mayo de 2019

Un millón de especies?


Hoy meto un artículo más que está de actualidad.
Un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales existentes están amenazadas de extinción y podrían desaparecer en solo décadas si no se toman medidas efectivas, urgentes y decisivas. El informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES), presentado este lunes en París, no se anda con rodeos. Se trata, subraya, de un “declive sin precedentes” en la historia de la humanidad.

Especie arriba, especie abajo. Yo pienso que la estadística viene a ser la filosofía de las matemáticas, es decir que hace extrapolaciones basándose en axiomas generalmente falsos o poco probados. Por ejemplo, pongamos por caso que yo quisiera saber cuántas especies de insectos distintas hay en mi jardín. Pues no me quedaría más remedio que arrasar con todo, recoger los restos y analizarlos uno a uno. O puedo decir que en cada metro cuadrado hay cinco especies y sacar cuentas. Eso es la estadística. Si tu te comes dos pollos y yo ninguno, resulta que cada uno hemos comido uno.

No tenemos ni idea de cuántas especies animales y vegetales hay en el planeta ahora, pero menos aún podemos saber cuántas había en el siglo quince y por tanto cuántas han desaparecido. Es decir, que estamos solucionando problemas sin contar con los datos básicos. Es muy fácil localizar y contar rinocerontes blancos, por desgracia, pero la mayoría de los seres vivos miden unos pocos centimetros. Así que decir que un millón están en peligro de extinción es como si yo digo que no se ha visto una situación así en la historia del universo en el último millón de años. Pura especulación. Pamplinas.

Probablemente se extinguieron muchos más durante la primera y la segunda guerra mundial pero a nadie le importaba eso. Lo que ocurre es que ahora hay organismos influyentes empeñados en limitar el desarrollo del tercer mundo y disminuir la población mundial, para así agrandar su parte del pastel. Y no les importa lo más mínimo si la casa de Bill Gates consume más energía que algún país africano o si en EE.UU. hay miles de piscinas climatizadas. Sólo quieren convencernos de que somos los culpables de lo que suceda, para que nadie les culpe a ellos.

miércoles, 8 de mayo de 2019

11. Al pan pan y al vino vino

Me parece estar viendo a mi madre diciendo esto porque iba mucho con su manera de ser y con la mía. Llamar a las cosas por su nombre. Y no ser Más papistas que el Papa queríendo disfrazar todo para dar buena imagen. Me refiero a los eufemismos, por ejemplo. Llamar al aseo water, que significa agua en inglés no tiene más sentido que llamarlo retrete: lugar retirado. Sigue siendo la misma cosa. El otro día me llamaron la atención por decir que un niño era subnormal, que era la palabra habitual en mis tiempos, en lugar de minusválido psíquico, que me suena peor: menos válido?

Pero lo que me parece ya el colmo es que los mismos que utilizan las palabras políticamente correctas sean los que a continuación justifican el asesinato de esos niños antes de nacer, o incluso justo después, como le he oído a alguno de Podemos. Digo yo que más vale que llame a alguien, que lo es, subnormal y respete su vida, y no lo contrario. Así como los homosexuales se llaman maricas entre ellos porque no les ofende. Eso sólo descalifica a quien no lo es . A quien lo es, lo califica simplemente. Dejémonos de hipocresías. Las palabras no hacen daño. Son las personas.

martes, 7 de mayo de 2019

10. A vivir que son dos días

Y uno salió nublado. Esto se dice para animar una fiesta o cuando sales de un problema. Se refere a que hay que aprovechar el momento presente. También se dice Viva la Pepa o El muerte al hoyo y el vivo al bollo. Yo antes no era partidaria de esa mentalidad de vivir al día pero me temo que al final me he ido convenciendo, porque no sabes lo que pasará mañana, o si habrá mañana. De todas maneras no me parece una excusa para actuar de forma irresponsable, como sucede a menudo cuando la Guardia Civil tiene que ir a rescatar a alguien que se ha perdido en la montaña.

El otro día vi una película que se llama Gloria Bell, sobre una mujer divorciada que buscaba una pareja desesperadamente. De este modo da con otro divorciado, pero el hombre está enganchado emocionalmente con su familia anterior y las cosas no funcionan. Me refiero a que no se puede tampoco forzar las situaciones. Supongo que lo que ha de ocurrir ocurrirá, pero no vale de nada Vivir a tope si no se tienen las cosas claras y un objetivo. Dejarse llevar por las emociones sólo conduce al abismo. Hay que soltarse un poco pero sin dejar de ser una persona racional.

domingo, 5 de mayo de 2019

9. A perro viejo todo son pulgas

Esta frase se decía mucho en mi casa, al final literalmente, porque cuando mi perro era mayor cogía muchas garrapatas y no había manera de quitárselas, pobrecito. Yo al menos no sabía. La vejez es algo terrible pero es peor no llegar a viejo, que se dice. Los últimos años de mis padres lo pasé muy mal viéndoles así pero aún así me alegro de haberlos tenido cerca. Mi perro vivió hasta los dieciséis años y había gente desagradable que nos dijo que lo sacrificáramos, pero naturalmente no les hicimos caso. No parecía que estuviera sufriendo. Sólo estaba un poco menos bonito.

También se dice esta expresión para hablar de que quien tiene un problema grande, siempre le vienen más detrás. Yo por lo menos la utilizo así. Y sí que parece que hay personas que atraen a la desgracia. O el que está enfermo, además está mal de dinero y solo. Pero a menudo ocurre que los hechos van relacionados entre sí, lo cual explica la coincidencia. Yo ya estoy llena de pequeños achaques poco importantes pero muy molestos, así que si llego a vieja voy a estar Hecha una pena. También suele pasar que cuando eres joven no tienes dinero y cuando lo tienes no tienes ganas. Es ley de vida.


viernes, 3 de mayo de 2019

Cuestionario

(Copiado de un blog)
1.- ¿Por qué escribes?
Lo he hecho siempre desde que aprendí. Supongo que lo necesito
2.     - ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?
Me vale cualquier sitio y cualquier instrumento. Antes escribía mucho en el coche, parado.
3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?
Muchas: el aborto, la ideología de género, la familia, la educación, los niños, los animales...
4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?
Pues la verdad es que como soy autodidacta no le pedí consejo a nadie
5.     - ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?
Yo pongo el título y luego sigo con lo que me inspira. A veces tengo una historia en la cabeza.
6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?
Desde Verne, Enid Blyton Agatha Christie, Tolken, Carmen Posadas y muchos autores de columnas
7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.
Es fácil. He retomado el mundo de los dichos y expresiones, que me fascina.

jueves, 2 de mayo de 2019

8. A nadie le amarga un dulce

Y a mí, que soy tremendamente golosa, menos. Pero no se trata sólo de dulces, sino también de ser feliz. Por supuesto que todo el mundo quiere serlo. Como dice en EE.UU, todos tenemos derecho a la búsqueda de la felicidad, aunque eso suponga un cambio de vida. Creo que cuando una ha superado la cincuentena ya no tiene que seguir haciendo según que cosas que no le apetece hacer. Digamos que uno se sacrifica al máximo por los hijos cuando son niños, pero cuando ya son adultos ya no tiene sentido. Ellos tienen su propia vida y tú tienes que recuperar la tuya.

A mí cocinar es una cosa que no me entusiasma desde luego, así que hace tiempo ya que una vez a la semana suelo comprar comida hecha o bocadillos, cosa que además me viene bien porque salgo de la gimnasia a la una. Hace un par de años le dije a mi fisioterapeuta que hacer las camas y guardar la ropa me daba dolor de espalda y me contestó:¿por qué sigues haciéndolo, si tus hijos son mayores?. Entonces me di cuenta de que tenía razón y dejé de hacerlo. La compra principal la hago una vez a la semana para que me la traigan a casa. Así me voy quitando obligaciones de encima y dejo tiempo para lo que de verdad me satisface.