Google+ Followers

viernes, 24 de febrero de 2017

La comida

No soy buena cocinera. La razón es que no me compensa pasarme más de una hora guisando para que se lo coman en diez minutos. Además me cansa mucho estar de pie con las varices. Cocino con guantes porque si no me salen eczemas en las manos. Supongo que eso también tiene que ver en que no me apetezca. También resulta que la comida muy elaborada me suele sentar mal. Tengo colon irritable y suelo cocinar casi todo hervido o a la plancha. La verdura me encanta pero no puedo tomarla.

Así que mi relación con la comida es un poco conflictiva. Los dulces son lo único que me gusta y no me sienta mal, si exceptuamos el engorde. Cuando veo programas de cocina en la televisión, la verdad es que no me entretienen salvo en el caso de Carlos Arguiñano porque es muy simpático el hombre. Los concursos gastronómicos no me gustan porque a mí no me va tanta competividad y menos con los niños. Me parecen muy agresivo en las formas.

14 comentarios:

  1. La cocina es ingrata cuando pesan más los perjuicios que las satisfacciones, pero la cocina es bonita, creativa, satisfactoria
    Los dulces te gustan, ¿te gusta el elaborarlo?
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Los dulces los cocina mi hija pequeña. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo detesto cocinar también. Como dices, no compensa nada. Eso sí, me encanta comer. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi tampoco me gusta cocinar....de vez en cuando hago algo muy elaborado, pero no es lo mío.

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  5. Hola Susana, es muy comprensible que en tu caso no te atraiga cocinar con entusiasmo y dedicarle mucho tiempo. A mí sí me gusta, pero ahora que tengo el "nido vacio", mi cocina es menos elaborada y le dedico tiempo a otras cosas que antes no podía hacer. Es una manera de hacer lo que me gusta e interesa, pero más repartido, es mucho más interesante. Cuándo vienen los chavales preparo algo que nos guste a todos, pero menos elaborado y así paso más tiempo con los nietecitos y con los hijos y una vez descubierto eso ya no me vuelvo atrás, jeeeeeeee...
    Buen finde, guapetona.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la buena cocina lleva demasiado tiempo. Un beso.

      Eliminar
  6. No veo programas de cocina, no leo libros de cocina, ni escucho recomendaciones de recetas. No cocino, si exceptuamos el día de Navidad y un par de ellos mas al año. Pero la comida toda, me sienta bien y toda me gusta. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
  7. A mi sí me gusta la cocina y es verdad que muchas veces no compensa las horas que pasas, para que luego no guste o lo devoren enseguida. Pero es así.
    El colon irritable es mucho más frecuente de lo que la gente cree. Hay que tener cuidado con lo que se come, evitar los alimentos que producen gases, comer lento masticando bien y a pesar de todo ello, cuando el colon se pone nervioso, no hay nada que lo quite, salvo los sedantes.
    Bienvenida al club.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy molesto. Casi no me atrevo a comer fuera de casa. Un beso.

      Eliminar
  8. Hola Susana. A mi me gusta cocinar con tranquilidad y la mayoría de los días lo hago con prisas, pero la verdad, es que me relaja mucho poder cocinar con parsimonia y disfrutando de lo que hago. Luego todo se termina en un plis plas, eso sí. Pero bueno, señal que les ha gustado ¿verdad? Un beso muy fuerte :D

    ResponderEliminar
  9. Cocinar sin prisas debe ser agradable. Un beso.

    ResponderEliminar