Google+ Followers

lunes, 8 de mayo de 2017

Evolución

A mi hija mayor ya le van a dar el alta. Eso significa volver a clases, al trabajo y a la rehabilitacion. Pero el problema es que, como ella no puede conducir voy a tener que ser yo quien la lleve y la traiga a todas horas. Eso significa trastocar mi rutina diaria y lo llevo mal. Desde que estoy con la depresión me aferro mucho a mis costumbres y me cuesta muchísimo cambiarlas incluso aunque sea para bien. Por ejemplo, ir al cine a las ocho es algo que me da una pereza terrible incluso aunque me guste la película. Hasta salir de compras supone para mí un esfuerzo extra.

De manera que me temo que van a ser unas semanas muy largas. No me gusta conducir, no me siento segura y me da miedo salir a la carretera. Pero tendré que hacerlo, como he hecho tantas cosas en la vida porque soy madre y eso es lo primero. De jovencita no me veía capaz de tener hijos y criarlos, pero luego todo salió natural como la vida misma. Si saqué fuerzas entonces para cuidar a tres niños, tendré que seguir teniéndolas para lo que venga. Y algún día espero tener el placer de poder ocuparme de mis nietos, como mi madre se preocupó por mí hasta el final.

12 comentarios:

  1. Tampoco me gusta nada conducir y no me sentía segura cuando lo hacía era por mis hijas por llevarlas al colegio que lo tenían a varios kilómetros de distancia. En cuanto ya no hizo falta me deshice del coche y ya no quiero saber nada de conducir.....así que ánimo y a conducir que la hija lo necesita.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. al menos a estas horas no hay mucho tráfico. Un beso.

      Eliminar
  2. Empieza por pensar en que todo va salir bien, no tengas pensamientos negativos, es emocionante tener otra rutina, salir de lo mismo....supongo que sólo que fueras una mujer de ochenta y tantos tal vez conducir estaría fuera de toda posibilidad....no?

    Mucho ánimo!
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me siento como si los tuviera. Un beso.

      Eliminar
  3. Te entiendo Susana. Yo me saqué el carnet de conducir hace muchos años, como tú, para llevar y traer a los niños al cole, pronto descubrí que fue un reto estupendo, me servía para ir a la compra sin a la hora y día que más me convenía, sin depender del marido. Para llevar a los specialistas a marido, hijos...me da autonomía y eso hace que supere los inconveniente del conducir hoy. Lo que sí procuro es escoger dentro del horario de menos tráfico, por evitarme agobios.
    Lo impo4rtante es que ya tendrá el alta tu hija y volverá a su vida normal y una vez más la madre estará a su lado ayudando...
    Anda, animate que te alegrarás de hacerlo, en dos días...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo también saqué el carnet por los niños, pero procuro no salir de mi ciudad. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Por los hijos se hace todo, y quien sabe a lo mejor ese cambio de rutina te ayuda. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que me acabaré acostumbrando. Un beso.

      Eliminar
  6. ES complicado salir a la calle y actuar cuando se está con depresión, pero estoy segura que como madre sacarás fuerzas de donde sea y lo conseguirás. Muchísimo ánimo amiga, y te deseo una pronta recuperación, tanto tuya para que esa depresión quede atrás, como de tu hija. Un beso enorme :D

    ResponderEliminar
  7. Gracias. Pensaba que estaba mejor pero ahora esto otra vez de bajön. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Ya verás como, quizás, es la mejor medicina y te sentará fenomenal ir de aquí para allá. Manos ocupadas, mente despejada ;-)
    Besos, Susana

    ResponderEliminar
  9. Eso pensaba yo, pero me da ansiedad. Un beso.

    ResponderEliminar