Google+ Followers

jueves, 9 de marzo de 2017

La mujer

Desde hace miles de generaciones hasta hace poco, la mujer como todos los mamíferos hembra, solía quedarse en casa a cuidar de su familia. Era difícil hacer otra cosa cuando tenias un embarazo cada dos años. Eso no era a causa del patriarcado sino por simple condicionamiento biológico. Entonces se inventaron los anticonceptivos y la mujer pudo empezar a trabajar en otras cosas y a recibir un sueldo. Sin embargo, alguien tenía que seguir haciendo las labores del hogar y de la crianza de los hijos, de manera que muchas mujeres tenían doble jornada de trabajo.

Hace poco relativamente que los hombres y las mujeres empezaron a repartirse equitativamente el trabajo dentro y fuera del hogar. Sin embargo, eso no es más que una nueva división del trabajo distinta que la que había antes, ni mejor ni peor. Porque la idea de que el trabajo remunerado es la única manera de realizarse viene del marxismo. Lo cierto es que no todos los trabajos satisfacen al que lo hace y quedarse en casa puede ser muy gratificante.

Forma parte de la ideología de género la idea de que la mujer que no trabaja fuera está siendo explotada por su marido. Sin embargo, no creo que una obrera textil china que trabaja doce horas diarias tenga una vida más feliz. Todo depende de las opciones que se tengan. Es cierto que en muchos lugares del mundo las mujeres están discriminadas por razones culturales, pero no creo que la solución sea que todas trabajen fuera. El tema es mucho más complicado.

Se trata de repartir lo que hay que hacer de manera equitativa. No tiene nada de malo que uno sea el proveedor y otro el administrador. En el mundo desarrollado la peor discriminación viene de las propias mujeres que ven mal a las amas de casa, porque tienen ese concepto de lucha de sexos que ha creado el feminismo más radical. No se trata de competir por el mismo espacio, sino de encontrar cada uno su lugar en la vida, aunque ese lugar pueda ser el propio hogar.

8 comentarios:

  1. Oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, es la propia libertad para realizarte como deseas, libremente, sin imposiciones ni presiones, ni más ni menos es mi opinión. Dejo claro que es una opinión personal como la de cualquier otra persona, yo respetuosamente expongo la mía, que comparto contigo, Susana.
    Unos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora resulta que lo de siempre ya no vale... Un beso.

      Eliminar
  2. Yo siempre he dicho que no podría ser ama de casa. No me gustan nada las tareas del hogar. Si por mí fuera y pudiera permitírmelo, hasta preferiría trabajar sólo yo con tal de llegar y tenerlo todo hecho en casa.
    No obstante, siempre he defendido que, a quien le guste ser ama de casa, que lo sea. Lo importante en esta vida es buscar la felicidad y si a una mujer le hace feliz y puede dedicar todo su tiempo a la casa no podemos ser nosotras mismas quienes nos boicoteemos.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es sólo la casa, son los hijos, las compras, y poder organizar tu tiempo a tu aire. Un beso.

      Eliminar
  3. La teoría es buena y nos la sabemos todos, lo ideal es lo que propones, algo que en mi casa ya era si, sin leyes escritas. Recuperemos la normalidad. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que sí, se trata de una división de tareas, al menos así lo hacía yo cuando éramos dos. Pero en muchos hogares me temo que no es así.
    La verdad es que yo también opino que el estar en casa tiene sus desventajas y sus ventajas.
    Por suerte yo tengo trabajo, menos mal, si no, tú me dirás. Sola con dos hijos. Pero lo cierto es que si intento que tanto mi hija como mi hijo aprendan igual, hagan igual y comprendan que todo es de todos, incluidas las tareas. Un beso Susana :D

    ResponderEliminar
  5. Muy interesantes y certeras tus letras.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar