Google+ Followers

lunes, 20 de marzo de 2017

Los últimos tiempos

En los últimos 4 años los católicos estamos asistiendo estupefactos a la demolición de la Iglesia desde su propio interior: se desmantelan seminarios y congregaciones fieles (Mons. Livieres en Paraguay, Franciscanos de la Inmaculada, etc.); se interviene la Orden de Malta para reponer a un Canciller que reparte preservativos; se programan conferencias sobre extinción de especies (también la humana, por supuesto); se alaba al Nuevo Orden Mundial de Obama, Clinton, Soros o Ban Ki Moon; se invita a conspicuos defensores del aborto y de la contracepción (Sachs, Ehrlich, Schellnhuber…); se exalta a Lutero como testigo del Evangelio y se celebra el cisma luterano; se despide a los miembros del Culto Divino y se les reemplaza por una mayoría modernista; se promueve la comunión a los adúlteros impenitentes; se abraza a sodomitas y personas en pecado sin llamarles a la conversión; se denosta como fariseos a los que queremos seguir a Cristo con todas sus consecuencias y ser fieles a sus enseñanzas; se consideran los anticonceptivos como un dilema moral; se llama conejas a las madres con muchos hijos; se promueve a declarados homosexuales a cargos en la Curia; se ataca sin piedad a Cardenales y obispos fieles que plantean dudas legítimas mientras que se muestra una falsa misericordia con los que odian a la Iglesia; se bendice a marxistas y masones (Panella, Napolitano, Morales, Mújica, Castro, Fernández de Kirchner, Bonnino…); se busca un falso ecumenismo con protestantes de toda laya y ortodoxos; se proyectan imágenes de Nueva Era sobre la basílica del Vaticano el día de la Inmaculada Concepción; se desalienta la predicación a judíos, musulmanes y evangélicos; se proclama que los milagros de Cristo no fueron tales; que no tenemos certeza de las auténticas palabras de Cristo; se difunde el discurso ambientalista del Nuevo Orden Mundial, caballo de Troya de la anticoncepción y del aborto; se llama a acoger a refugiados sin discernimiento alguno y de manera acrítica; se promueve, en fin, una doctrina confusa y difusa en todos los órdenes de la Iglesia, se persigue a los fieles y se promueve a los herejes; etc. Tengo buena memoria, y podría llenar varias páginas sólo recordando par coeur afrentas y lanzazos a la Iglesia, ejecutadas por quien debería defenderla…
Muchos hijos de la Iglesia intuyen lo que está pasando. Algo hemos dicho al respecto. Ante esta situación se nos pueden presentar muchas tentaciones, que enumeraré a vuela pluma:
-Dejarse llevar por el desánimo, el miedo y la acedia. Nada más fácil, ni más querido por el Demonio, que instila este dulce veneno en las almas de los más apocados y escrupulosos.
– Pensar que no pasa nada extraordinario: que como todo viene del Papa debe estar bien, engañándose, con
ignorancia culpable y vencible, acerca de la naturaleza de la auténtica obediencia, que nunca puede consentir el error en 
materia de fe o moral, la herejía o el pecado. ¡Cuántos santos clamaron siempre en la historia de la Iglesia contra ellas! Es más, la propia Iglesia siempre dedicó sus mejores esfuerzos a desenmascararlas y condenarlas…
– Radicalizarse, dejarse llevar hacia posturas cismáticas, de tipo lefebvrista o, lo que es peor, sedevacantista. No hay una Iglesia auténtica fuera de la Iglesia. Pero entendamos esto bien: la auténtica Iglesia será siempre la que esté unida a la tradición y al magisterio perenne de la Iglesia, incluido el CVII, no a cismas personales ni colectivos. La tentación del celo amargo puede llevar a pensar que la Iglesia auténtica pervive en una orden o congregación concreta, aferrada a un tradicionalismo mal entendido.
– Incurrir en una malsana curiosidad, que nunca viene de Dios, que lleva a escudriñar por Internet profecías, revelaciones privadas, videntes, estigmatizados, etc., sin discernimiento alguno, buscando el morbo de lo que ha de acontecer, dejando de lado la santidad personal y paralizando al que la profesa, que deja de evangelizar o de trabajar.
– Callar por cobardía, dejando a las ovejas sin pastor, por pensar que estamos en una etapa más de la Iglesia, desgraciada ciertamente, pero que pasará cuando luego venga otro Papa que pondrá las cosas en su sitio…
– Muchos bautizados, finalmente, la mayoría, aplaudirán la demolición de la Iglesia, considerando que no es tan malo que la Iglesia se adapte al mundo, aceptando el divorcio, el adulterio, la sodomía, la ideología de género, el aborto, la anticoncepción, el liberalismo-marxismo cultural que nos invade…
Dios, en su omnímoda sabiduría, consiente que el Misterio de Iniquidad posea mayoritariamente a su Iglesia, la única que Él fundó, la católica, apostólica y romana. Y lo hará para separar el trigo de la cizaña, los corderos de los cabritos. No había otra forma de hacerlo. La infiltración masónica y marxista dentro de la misma ha llegado a tales niveles que Dios permitirá un cisma. Pero, por primera vez en la historia de la Iglesia, no lo producirán los herejes separándose de la vid que es Cristo, sino que serán los herejes y apóstatas (que ya han tomado el control pleno del Vaticano, salvo algunos reductos) los que echarán de las Iglesias a los católicos fieles, al resto fiel que, por pura gracia, no habrá de doblar sus rodillas ante el falso profeta (quien quiera que sea), el remanente que no caerá en la gran apostasía pronosticada por los Padres de la Iglesia, la misma Virgen María en sus apariciones y tantos santos a lo largo de la historia (y que se cifra en el numeral 675 del Catecismo).(...)
 http://comovaradealmendro.es/2017/03/como-actuar-en-los-ultimos-tiempos-ni-actitudes-cismaticas-ni-videntes-ni-desesperacion-unidos-a-la-vid-de-cristo-y-de-la-mano-de-maria/

6 comentarios:

  1. La Iglesia nunca había estado tan mancillada, yo la respeto , tiene paciencia y sigue en el desempeño de sus tareas, por otra parte tan necesarias. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo respeto a la iglesia pero no al Papa. Un beso.

      Eliminar
  2. Muchos han pedido una renovación de la iglesia, una iglesia, por otro lado, perseguida cada vez más donde están matando a cantidad de cristianos por ser fieles a su fe.El Papa cómo representante de Cristo en el mundo pienso que trata de abrirse a todos y si él lo hace respeto sus decisiones y las acato.......Besicos

    ResponderEliminar
  3. Por querer abrirse a todos está acabando con lo esencial. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Susana, la verdad es que es complejo. A mi me da mucha pena de que se critique la labor que hace la iglesia por la actuación de tan solo algunos de sus miembros, porque ayudan a muchas personas, al menos, en mi localidad. Un beso:D

    ResponderEliminar
  5. pues ya ves, ahora dice el papa que no hay que hacer caridad hipócrita. Un beso.

    ResponderEliminar