viernes, 22 de septiembre de 2017

La crianza de los niños

Parece una tontería pero echo de menos aquellos tiempos en que era capaz de escribir sin parar como una impresora con el más mínimo aliciente. Ahora me cuesta horrores. Pero estaba recordando como hace diez años yo tenía tres chicos casi adolescentes de quince, trece y diez años, y estaba muy convencida de haberlo hecho bien como madre; de manera que esperaba un futuro prometedor para los tres y unas buenas relaciones familiares al menos. No contaba yo por entonces con que la familia no es más de un diez por ciento de las influencias que reciben nuestros hijos.

Ahora tengo tres hijos de veinticinco, veintitrés y veinte años y no pueden ser más diferentes. Las dos chicas son super trabajadoras y responsables, aunque una es muy sociable y la otra más casera. El chico en cambio es un nini, para qué voy a decir otra cosa. Desde los dieciocho años no he conseguido que estudie nada ni tampoco que busque trabajo. Yo lo cuidé con el mismo cariño, con muchos abrazos como dicen ahora, y también con sus límites. Pero tener hijos es una lotería y quien crea tenerlo todo controlado, me temo que le espera una gran sorpresa al final.

14 comentarios:

  1. Educar a los hijos es complicado, y la situación actual también. Estoy de acuerdo contigo totalmente en que pensar que está todo controlado le espera una gran sorpresa final.
    Muchos besos Susana :D

    ResponderEliminar
  2. Cada cual tiene su personalidad, eso está claro. La educación hace mucho pero tenemos cierta parte que está en nuestra naturaleza y no se puede hacer mucho con eso. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Me identifico un montón con tu escrito, tengo dos hijas totalmente diferentes y a las dos las eduqué por igual. Eran también mi esperanza y puse todas mis ilusiones en ellas puesto que fueron buenas estudiantes y lograron carreras universitarias superiores pensé que ya todo estaba arreglado pero no fue así.... han seguido otros caminos a los estudios que hicieron, tengo que aceptarlo pero ha sido una gran desilusión. Los hijos siempre nos dan preocupaciones desde que nacen, también alegrías es cierto, lo que está claro es que siguen un camino muy distinto al que pensamos para ellos.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Hola Susana, ciertamente, los tiempos actuales pesan mucho en ellos, les influyen. Pero intuyo que te habrás esforzado por hacerlo bien y si te has empleado a fondo en ello, poniendo todo tu corazón y cabeza, has cumplido, tampoco podías más.
    Tú puedes ayudarle en la vida, pero cada uno tiene que vivir la suya. Eso es lo que entenemos...más tarde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No es tarea sencilla, ten paciencia puede que no sepa cual es su camino, lo encontrará y echará a andar. Un abrazo y ánimos

    ResponderEliminar
  6. El tema de los hijos es inagotable, nos traen sus alegrías y también nos decepcionan. Ánimo con ese hijo que anda un poco despistado, cuando menos te lo esperes encontrará su camino. La sociedad tampoco lo pone fácil.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  7. Encontrará su personalidad, algunos tardan más que otros, pero deja que la vida siga y procura no atosigarle, a veces darles un margen de confianza ayuda.
    Qué lucha, Susana.

    ResponderEliminar
  8. Es que tiene ya veinticinco años... Un beso.

    ResponderEliminar