viernes, 13 de septiembre de 2019

97. Tener más cara que espalda

Significa ser un caradura, en el sentido de que todo te da igual. Tener ojos en la nuca es ser una persona que se da cuenta de todo. Tienen su gracia estos dichos si lo ves literalmente. Se suele decir que alguien tiene mucha cara cuando se libra de hacer algo que le corresponde. En mi casa, se libraban todos menos yo porque a mí me daba lástima ver a mi madre hacer todo sola y picaba. También es verdad que yo tenía más tiempo libre porque ni estudiaba ni salía apenas a la calle. Aun así, los otros tenían más cara que espalda.

Y la que tenía ojos en la nuca era mi madre, evidentemente, como todas las madres en general. Porque con cinco hijos más le valía estar pendiente de todo. Yo con tres no daba abasto. Pero no sólo tienes que ver sino adivinar también lo que pasa y a veces no es nada fácil. Cuando alguien está taciturno o nervioso a menudo no te va a decir que le ocurre algo pero entonces es cuando tienes que tener un tercer ojo, el sexto sentido para intentar solucionar un problema que nadie te ha contado. Hay quien se le da mejor que otros.

jueves, 12 de septiembre de 2019

95. Ser carne de cañón

No sé qué es lo peor, si ser carne de cañón o ser el último mono. Supongo que el último, porque carne de cañon es aquel que es prescindible del todo. El último mono al menos sobrevive. Cuando alguien es carne de cañón significa que se va a llevar las culpas de lo que salga mal. En ese sentido las madres sí que lo somos un poco, igual que nuestras madres lo fueron antes. Supongo que forma parte del acuerdo maternal. Yo siempre le digo a mi psicóloga que menos mal que me tienen a mí para echarme la culpa de todo.

Mi padre decía que él era el último mono en la casa porque iba después de todos sus hijos, cinco, y supongo que tenía razón. También recuerdo que me dijo que no me hiciera secretaria porque iba a ser el último mono de la oficina, y también tenía razón. Lo descubrí tarde cuando ya no tenía remedio. Así puedo decir eso de: qué razón tenía mi padre. Las secretarias en la oficina, más en una pequeña, o bien se hacen con el mando o no pintan nada, Yo estaba en el segundo caso. Todos me mandaban y nadie me hacía caso.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

94. Seguir en sus trece

Curiosa expresión que parece que procede del Papa Luna, Benedicto XIII, que no quiso renunciar.  Signica ser una persona terca. Ser la última cocacola en el desierto. es un dicho más actual. Supone que eres un poco engreído y te crees especial. Respecto de los papas yo desde luego sigo en mis trece de afirmar que el Papa verdadero es Benedicto XVI y Francisco es sólo el vicario de Roma. De manera que cuando alguno fallezca debería haber un sínodo para elegir a otro Papa. Creo que es el único modo de arreglar este entuerto.

En cuanto a la cocacola, hay mucha gente por desgracia que se cree imprescindible. Yo soy bastante forofa de esa bebida porque tengo la tensión baja y no perdono una cocacola diaria. Dicen que es abrasiva y no lo dudo, si tomas muchas. También fue en su momento una bebida medicinal. Recuerdo que de niña me la daban cuando estaba mala del estómago. Asi que supongo que tiene un poco de todo. El caso es que se ha convertido en parte de nuestra cultura para bien o para mal. También el Papa Francisco se cree la última cocacola del desierto, me temo.

martes, 10 de septiembre de 2019

93. Sarna con gusto no pica

Se dice cuando a alguien le pasa algo malo por las decisiones que ha tomado. También se dice que a alguien se le va la olla cuando hace cosas raras. La olla es la cabeza. El caso es que siempre opinamos sobre los demás. Es humano. Lo de sarna con gusto no pica se lo digo a mi hija mayor cada vez que se queja del frío de Alemania, del idioma o del retraso de los trenes. Sí, llevan retraso. Porque ella eligió a vivimarcharse a vivir allí y lleva casi tres años. Así que tiene que aceptar Alemania con lo bueno y lo malo.

Estoy poniendo dichos de dos en dos porque se me acaban los post, ya que había pensado en cien. Írsele la olla a alguien significa cuando hace algo inesperado,como cuando alguien Se lía la manta a la cabeza y se va a vivir a otro país. Aunque últimamente no parece que sea algo tan raro porque lo hace mucha gente en España, al menos por una temporada. Y creo que es interesante que lo hagan siempre que no suponga que se van a quedar allí, privando a España de sus mejores cerebros y de gente bien preparada.

lunes, 9 de septiembre de 2019

92. Salir de la sartén para caer en el fuego

Ahora cojo expresiones de dos en dos. Consiste en conseguir el resultado contrario al que se buscaba, como Salir el tiro por la culata, aunque en el primer caso es ir de mal en peor. También decimos Salir de Guatemala y caer en Guatepeor. Eso me recuerda la situación política española. Hace años nos quejábamos porque teníamos dos partidos que no se ponían de acuerdo en nada. Ahora tenemos muchos más y el problema es mayor porque ninguno tiene mayoría. En cuanto al lider del psoe, yo que me quejaba de Felipe González, ahora me parece un ángel al lado de los posteriores.

La balanza se había ido tanto hacia la izquierda que, afortunadamente, ha acabado surgiendo otro partido en la derecha al que yo le doy mi confianza. Ideológicamente no hace más que defender las ideas del PP de hace veinte años. Así que si ellos son extrema derecha, yo también lo soy.  No me gusta hablar de política pero sucede que ahí se da la ley del péndulo. Cuando se va demasiado a un lado, acaba volviendo demasiado por el otro. Es puro devenir histórico. Por eso no entiendo por qué algunos se llevan las manos a la cabeza.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Diez cosas

He leído un blog que decía cien cosas para hacer en mil días, pero eso es mucho para mí; así que he pensado diez cosas en cien días. A ver si me salen.

1. ir a la psicóloga
2. ir  al osteópata
3. ir a clase de chicun
4. ir a clase de alemán
5. dar paseos por la tarde
6. comer más verdura
7. leer libros
8. escribir a diario
9. seguir el facebook
10.llevar bien la casa

viernes, 6 de septiembre de 2019

91. Sacar los pies del plato

Significa llamar la atención de alguna manera. También puede ser que seas el que Saca las castañas del fuego. Es decir, el que soluciona el problema. Porque generalmente la gente que destaca es la que soluciona los entuertos. Los que somos del montón nos limitamos a mirar. Yo siempre he sacado los pies del plato pero en el sentido negativo de no ser parte del grupo y, si algo me molestaba, era precisamente destacar por no encajar en nada. Me hubiera gustado entonces ser invisible y pasar más desapercibida. No siempre se ve más al que sobresale.

Lo de las castañas se entiende mejor, pero lo de los pies del plato tiene su gracia, porque no me imagino a nadie con esa postura, aparte de que no caben. Es curioso saber de dónde vienen ciertas expresiones, aunque en algunos casos no es posible ya averiguarlo. Son frases que van pasando en la familia de padres a hijos. En la familia pasó todo un libro. Por eso estoy editándolas a ver si publico algo, aunque sólo sea para mí, porque ya se sabe que los negocios no son lo mío. Esta frase también me recuerda al famoso: el que se mueve no sale en la foto.

jueves, 5 de septiembre de 2019

90. Sacar fuerzas de flaqueza

En esto soy una verdadera experta. Nací debilucha y enfermiza y tuve que aprender muy pronto a dosificarme para no acabar agotada. Aún así a menudo me ocurría y, como tenía que seguir haciendo cosas, sacaba fuerzas de flaqueza. Esto me ha traído consecuencias porque ahora estoy llena de achaques, de huesos, circulatorios, digestivos...:  pero de no haberlo hecho no hubiera podido ocuparme de mi casa y mis tres hijos; así que lo doy por bien hecho. Sin embargo, ha habido momentos en los que ya no podía más.

Alguien que no tiene esa debilidad no comprende a quien la tiene. Sufrí bastante incomprensión de joven por parte de profesores y otras compañeras cuando, por ejemplo llegaba siempre la última en los relevos. A cada cual le tocan unas cartas y con ellas tiene que aprender a jugar. Me volví más intelectual. Me pasaba el día leyendo. Creo que tiene más mérito hacer lo poco que puedes con las fuerzas que tienes, que ser un portento que todo lo hace y bien. Pero supongo que es un consuelo que me he buscado con los años.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

89. Saber más que los ratones coloraos

Eso lo solía decir mi suegro. Los ratones son unos animalillos muy listos porque, siendo tan indefensos de por sí, consiguen sobrevivir en cualquier ambiente. Así que definen bien a una persona astuta y capaz. Se suele decir de los niños que son muy espabilados para su edad. Cuando yo era pequeña a los niños se les hacía muy poco caso y nos criábamos por libre. Ahora hemos pasado al otro extremo y algunos niños son los amos de su casa ya desde pequeños. Como siempre los extremos no son buenos y tratar a los niños como si fueran adultos tampoco.

Desde los que les dan voz y voto en todas las decisiones de la familia, a los que les meten en mil actividades para que destaquen en todo, no les hacen ningún favor. Los niños deben ser niños y dejar que se aburran, porque es del aburrimiento de donde nacen el raciocinio y la imaginación. Los niños programados por sus padres no tienen tiempo para pensar ni para jugar libremente. Un cierto control y compañía son muy aconsejables pero siempre que les dejen actuar solos. Y nada de charlas filosóficas que no hacen más que confundirlos.

martes, 3 de septiembre de 2019

88. Saber de qué pie cojea alguien

Consiste en saber qué defectos o problemas tiene una persona. A veces me gusta mirar a la gente por la calle e intentar adivinar algo de su vida. No sé si acierto pero sé que tengo mucha facilidad para saber de qué pie cojea cada uno. Alguna vez me ha pasado que me he llevado una sorpresa, generalmente desagradable, pero en general la gente es para mí Un libro abierto. Al poco de empezar a charlar con alguien ya sé si merece la pena tratarle más o no, por su actitud, por sus gestos y sus palabras. Muchas personas simplemente no ponen el menor interés.

Luego están los peores, los que parecen encantadores y que se preocupan mucho por ti pero no es cierto, sino que sólo miran sus propios intereses. Es una pena que haya gente así pero son los que Se llevan el gato al agua. Por eso yo desconfío también de la gente demasiado amistosa. El resultado naturalmente es que me quedo sola por tonta, por ser demasiado inquisitiva. Si, total, todos tenemos nuestros fallos. Desde muy pequeña recuerdo haber tenido esta capacidad que es más bien una condena. Supongo que explica mucho de cómo soy.

lunes, 2 de septiembre de 2019

87. Quien parte y reparte se lleva la mejor parte

Un dicho muy habitual que se refiere a que el que dirige sale beneficiado. En mi caso es lo contrario porque, como buena madre, suelo quedarme con el trozo más feo y la fruta pasada. Mis hijas se ríen de mí y yo les digo que ellas harán lo mismo en su momento. Como esto no tiene mucho más que explicar, quería aprovechar para charlar un rato, que hace tiempo que no lo hago. Estoy acabando ya mi lista de dichos y expresiones y no sé qué voy a escribir después, porque mi vida no tiene grandes novedades que contar.

Espero poder apuntarme el próximo curso a Chi cun otra vez y a algún idioma, para ejercitar cuerpo y mente. Mi hija mayor sigue un año más en Alemania y la segunda va a empezar el máster. El chico tiene unas oposiciones hacia fin de año y esperemos que tenga suerte. Mi hermano sigue viviendo en nuestra casa del pueblo pero nosotros vamos todos los fines de semana. A veces nos llevamos también al gatito, que lo pasa muy bien allí persiguiendo lagartijas. Así que espero que la vida siga sin novedades, que ya se sabe que No hay noticias, buenas noticias.

viernes, 30 de agosto de 2019

86. Que cada palo aguante su vela

Es un dicho que también utilizaban mucho mis padres.  Nos educaron de esa manera y yo lo agradezco porque nos enseñaron a ser responsables de nuestros actos. Que cada palo aguante su vela significa que cada cual debe hacerse cargo de su propia vida. Esto supone que algunos de mis hermanos consiguieran un éxito profesional mientras que otros nos quedamos en el camino, pero eso sí, siempre tuvimos claro que habíamos podido elegir. Yo he intentado también educar así a mis hijos para que tomaran sus propias decisiones.

Es duro quedarse aparte y asistir como público a las vidas de tus hijos pero creo que es la manera más sana de hacerlo.  Aunque no me engaño, que luego me dirán que tenías que haberme dicho o que haber hecho, porque ya se sabe que todos los hijos reprochan a sus padres lo que hicieron y lo que no hicieron. Pero en mi conciencia sé que les ofrecí lo mejor que pude, y si no resultó, espero que no fuera mi culpa. Durante muchos años nos sacrificamos por darles la educación que nos pareció más adecuada y ahora cada uno sigue su camino.

jueves, 29 de agosto de 2019

85. Poner una pica en Flandes

Significa conseguir algo muy difícil y que además es un hito. España puso una pica en Flandes real y figuradamente. En poco tiempo pasó de ser una nueva nación a dirigir buena parte del mundo. Parece mentira que eso lo hicieran nuestros antepasados y ahora no seamos capaces de ponernos de acuerdo ni para formar gobierno. Lo que demuestra cómo degeneran las razas. También los griegos, por ejemplo, quién los ha visto y quién los ve. Éramos alguien cuando estábamos unidos por la Fe y por otros valores en desuso como el pundonor, la dignidad y el honor.

Afortunadamente nuestros antepasados ya no nos ven. Ni siquiera nuestros abuelos nos reconocerían ya. Enganchados al móvil, perdidos en las redes sociales, sin más intereses que el fútbol y la moda. Pensar que tantos miles de hombres lucharon y murieron por extender la religión católica y por difundir la cultura española en los lugares más ignotos y perdidos del planeta; para que ahora seamos todos parte de una cultura global informe, sin valores ni compromisos a largo plazo. Lo más difícil no es poner una pica en Flandes sino saber mantenerla con el tiempo.

miércoles, 28 de agosto de 2019

84. Poner los puntos sobre las íes

Consiste en dejar claro lo que opinas sobre algo. Digamos que es lo que hago yo todo el tiempo. Sin embargo, este dicho me trae malos recuerdos. Así se llamaba el blog de una "amiga" que, cuando empezamos a hablar sobre terrorismo se me pasó al otro bando. Yo pensaba que era gente normal. Me pilló desprevenida en aquellos mis primeros días de bloguera. Ahora ya hubiera sabido como reaccionar. Con más años y enorme experiencia a mis espaldas en críticas personales, ataques rastreros y descalificaciones generales sufridas.

Afortunadamente, esos tiempos ya pasaron. Ya no Me meto en berenjenales. Pero digamos que alguien tenía que hacerlo.  Ahora al menos sé que mis seguidores son gente respetuosa y razonable. Ayer se me dió de baja uno. Supongo que sería por lo del Papa. Pero se ha ido sin molestar, lo cual se agradece mucho. Es extraño cómo hay épocas en que tienes que pelear por todo y otras en que sale sin problemas. Toco madera, no sea que lo fastidie. Soy bastante supersticiosa. En fin, una vez más gracias por estar ahí a pesar de todo.

martes, 27 de agosto de 2019

83. Poner al mal tiempo buena cara

Eso lo decían mucho mis padres y también lo llevaban a cabo. Siendo mayores perdieron un poco el humor pero de más jóvenes no les veías nunca con mala cara por mal que fueran las cosas. Tenían un sentido de la vida muy zen, desde la óptica cristiana y aceptaban todo como venía. Si no tenían dinero para irse de vacaciones un mes, se iban una semana. Cuando estábamos malos no armaban ningún drama. Aunque yo sacara malas notas nunca me hicieron una escena. Tenían una confianza ciega en Dios que yo les envidio.

Supongo que viene del hecho de haber vivido la guerra. Que ya nada les podía coger desprevenidos o, en comparación, todo eran minucias. No digo que la guerra sea buena cosa, ni tampoco la enfermedad, pero sí que te enseña a valorar lo que es realmente importante. Mis padres nunca se quejaban, como nos quejamos ahora, del mal tiempo, del frío, del calor, del estrés o del aburrimiento. No se aburrían porque sabían como llenar el tiempo con largos paseos sin gastar demasiado. Y cuando enfermaron supieron cuidarse y consolarse mutuamente hasta el final.

lunes, 26 de agosto de 2019

82. Pedirle peras al olmo

Consiste en esperar algo de alguien que no te lo puede dar.  Si alguien viene a este blog buscando palabras como misericordia o discernimiento, aquí no lo va a encontrar. Eso se lo dejo al señor Papa. Y si busca tolerancia, diversidad o comprensión, lo siento pero éste no es su sitio. Son muy libres de no entrar en este blog. Como dijo Jesús: no he venido a traer la paz sino la guerra.  No escribo para quedar bien con todos sino para mostrar mi punto de vista, que es bastante radical. No soy tibia. Todo menos eso. Para tibios ya hay demasiados.

Me gustaría poder expresarme de un modo más indiferente y dar a entender cualquier cosa sobre el tema que sea. Pero no puedo porque sólo sé decir lo que pienso. No nací para político. No sé Temblar gaitas con cualquiera. No puedo dar a entender que me da lo mismo algo cuando no es cierto. La verdad es que admiro a la gente que es capaz de Vadear varias aguas. Desde pequeña he sido incapaz. Así que no se le pueden pedir peras al olmo, ni a mí que sea más abierta a toda clase de opiniones y comportamientos. Cada uno es como es o como le han hecho.

viernes, 23 de agosto de 2019

81. Pasarlas canutas

Un ejemplo, se me ha borrado el artículo después de escribirlo. Es pasarlas canutas, tener un problema, estar en un atolladero. Yo las pasé canutas cuando mis padre estuvieron enfermos durante casi diez años, entrando una semana al mes aproximadamente en el hospital. Como vivo en las afueras y no conduzco por Madrid, me tocaba coger el tren y el autobús o el metro, tardando en el trayecto al menos una hora y media. De manera que con la vuelta y el tiempo que pasara allí perdía toda la mañana o toda la tarde.

Así corriendo todo el día y dejando la casa a medias, procuraba poner buena cara porque al fin y al cabo ellos no tenían la culpa. Aunque es cierto que el reparto de tareas familiar no era equitativo. Yo pasaba más horas que nadie. Pero ahora me cambiaría por poder ir a pasar un rato con ellos. Las pasé canutas sobre todo por verles tan mal durante tanto tiempo. Me ha costado años recuperarme de la impresión. Ahora que va a hacer seis años de la muerte de mi padre y cuatro de la de mi madre sigo echándoles mucho de menos. Y supongo que siempre será así.

jueves, 22 de agosto de 2019

80. Oir campanas y no saber dónde

Se refiere a saber que hay un problema y no poder identificarlo. La situación de la Iglesia actual lleva a que mucha gente haya oído campanas y no sepa dónde. Yo en cambio creo saber exactamente dónde porque tengo el tema muy estudiado. Para quien quiera informarse de todo, en el lateral está mi cuenta de facebook, que está a nombre de Susana Moreno donde explico perfectamente a través de materiales confeccionados por expertos en religión, por qué la Iglesia Católica actual no está siguiendo los dogmas ni la tradición de los Apóstoles.

El Papa actual, al que no me gusta ni nombrar, se dedica a opinar sobre temas actuales absolutamente civiles y laicos, mientras descuida a los cristianos perseguidos en el mundo por esa religión, el Islam con la cual se quiere congraciar. Por otro lado, da mensajes contradictorios continuamente acerca de la homosexualidad y el matrimonio. Además, se dedica a desvalorizar los mandamientos y los sacramentos, como si hubieran caducado y a criticar a los que los respetan Y se relaciona con toda clase de dictadores. Por todo ello, y mil declaraciones más, parece que él es el que ha oído campanas y no sabe dónde.

miércoles, 21 de agosto de 2019

79. No ser trigo limpio

Se refiere a trigo sin mezcla de otras plantas y alude a persona que oculta algo malo. Me cuesta mucho hacer amistades porque enseguida descubro su lado oscuro. El que no es racista, es que es feminista o no trata bien a sus niños o desprecia a los animales. Hay gente que parece impecable y guarda los vicios más abyectos. No puede uno fiarse de las apariencias, No es oro no todo lo que reluce, ni mucho menos. Hay gente también que hace diferencias entre sus propios hijos o nietos, cosa que está muy fea, y más si se nota.

La verdad es que si nos ponemos a mirar es casi imposible encontrar una persona impecable y, si crees que la has encontrado, desconfía. Precisamente los que parecen ser intachables son a menudo los peores. Porque los que sabemos que tenemos fallos no damos imagen de perfección. Son los que no saben que los tienen los que van presumiendo de sus virtudes. Y lo peor no es tener defectos sino ignorarlos y seguir pecando sin arrepentimiento alguno. Como dice la Biblia, el que se arrepiente se salvará, pero el que no hizo nada por corregirlo se condena. 


martes, 20 de agosto de 2019

78. No saber de la misa la media

Es decir, la mitad. Se refiere a no entender de qué va un tema, aunque creas que sí lo entiendes. Eso me lleva al mito de la superpoblación, que es uno de los que alimentan la ideología de género. Se dice que hay demasiadas personas en el mundo, pero lo cierto es que el planeta tiene capacidad de sobra para alimentarlas a todas. Si acaso el problema es que están distribuidas de forma irregular, y por ejemplo algunas ciudades de la India sí que están superpobladas, pero eso tiene mal arreglo. Desde luego matar a los no nacidos no es la solución.

Sin embargo, otros lugares de la Tierra tienen una densidad de población muy baja. Pero el problema principal está en Europa, donde la bajada de natalidad ha provocado que muchos países estén en crecimiento negativo. Eso significa que nacen menos niños de las personas que fallecen y no hay relevo generacional. Algunos pensarán que eso es bueno pero nada más lejos de la realidad. Los jubilados pronto superarán a los jóvenes. Y no, tampoco es la solución matar a los ancianos. Hay que aumentar la natalidad con europeos o pronto seremos una especie en vías de extinción.

lunes, 19 de agosto de 2019

76. No dar pie con bola

Una expresión muy gráfica. Significa no acertar. Parecido a No saber hacer la o con un canuto, aunque eso es más bien ser tonto. Tengo que reconocer que no soy un ama de casa ejemplar. Soy autodidacta y apenas cocino cosas sencillas, plancho más o menos y me apaño con la limpieza. No sé coser ropa, ni hacer bollería (eso se lo dejo a mi hija), ni apenas tejer. Así que no doy pie con bola en temas del hogar y por eso las verdaderas amas de casa de toda la vida no me ven como una de ellas. Estoy, como siempre, en tierra de nadie.

Tampoco como secretaria resulté ser ejemplar. Era demasiado despistada. Así que se puede decir que soy mediocre en todo, pero en fin, no todos podemos ser los primeros. La gente corriente es la que mueve el mundo. Me gustaría poder presumir de ser la mejor en algo. En gimnasia desde luego no va a ser.  En idiomas tampoco porque apenas los hablo. Y en internet estoy en el montón y ya no parece que vaya a salir de allí. De manera que me conformo con ser uno más en todo.  Lo que sentiría es no dar pie con bola tampoco como madre.

domingo, 18 de agosto de 2019

75. Ni pincho ni corto

Se refiere a que no tienes ninguna influencia, ningún poder en tu entorno. En mi familia de origen yo no era nadie en absoluto. Hasta los diez años creo que era transparente porque andaba por la casa, me daban de comer, pero nadie hablaba conmigo. Supongo que pensaban que no tenía nada interesante que decir. Hasta los veinte conseguí que algunos me vieran, otros han seguido sin hacerlo y supongo que ya no tiene remedio. Al menos mis padres acabaron por reconocerme y cuando murieron ya teníamos una relación bastante estrecha.

En las cosas de esa familia yo ni pincho ni corto y es mejor así porque Entre padres y hermanos no metas las manos. Luego todo se complica. Pero es que en mi familia política soy directamente El cero a la izquierda. Así que parece que este dicho está pensado para mí. De todas maneras, no les culpo. Supongo que mi manera de ser conduce a ignorarme. Por algo será que tampoco tengo apenas amigos. O me ha tocado en la lotería del destino o es que simplemente soy un peón en este juego, sin ningún papel protagonista ni nada que ofrecer.

jueves, 15 de agosto de 2019

74. Mi gozo en un pozo

Se utiliza cuando haces planes y no funcionan. Yo me hice secretaria a los veinte años pensando en trabajar toda la vida. El primer empleo fue en una oficina pequeña donde hacía yo todo. El segundo en una parecida muy estresante. Lo dejé cuando me casé pensando un buscar otro trabajo, pero pasó el tiempo y me di cuenta de que me gustaba estar en casa. Cuando por fin encontré otro empleo, resulta que no funcionó por circunstancias externas. Así me quedé de ama de casa, porque ya teniendo hijos quería estar con ellos.

Uno hace planes y nunca saben cómo van a resultar. El hombre propone y Dios dispone. Estoy contenta de haber elegido esta vida, pero si no me hubieran fallado mis primeros trabajos, probablemente ahora estaría trabajando y no escribiría ningún blog, porque no tendría tiempo. Hace poco he leído que los blogueros somos vendedores de humo. Será porque no podemos vivir de nuestro trabajo, pero no es por falta de ganas o de motivación, sino porque no hemos tenido esa suerte; y la verdad, me parece feo reprochárnoslo.

miércoles, 14 de agosto de 2019

77. No caerá esa breva

La breva es el primer fruto de la higuera y es muy apreciado. Curiosamente esta expresión no se dice como algo positivo, sino más bien como algo inalcanzable.  Decía ayer que siempre he sido mediocre en todo lo que he intentado. Hubo un momento en que parecía que Tenía el cielo por meta, pero eso fue hace muchos años. Mi objetivo era que me cogieran en alguna revista digital para escribir artículos previo pago. Pero El que no tiene padrino no se bautiza y hace tiempo que tuve que admitir que no caería esa breva.

Con todo, estoy contenta con mi blog actual y mis seguidores y ya me he hecho a la idea de seguir así Mientras el cuerpo aguante o tenga algo que decir. Vivir de tus hobbies es mucho pedir para cualquiera, más aún si no tienes un título que te avale. Si lo hubiera sabido hubiera estuadio periodismo en su momento, pero por entonces no tenía nada claro lo que quería hacer en el futuro. Por eso me hice secretaria y luego ama de casa en exclusiva. Y no creo que caigan ya muchas brevas, pero Que me quiten lo bailao.

martes, 13 de agosto de 2019

73. Más dura será la caída

Se refiere a gente que ha subido muy alto pero está en una situación inestable y puede caer. En mi caso, yo he dedicado mi vida a mi familia y ahora empiezo a tener complejo de nido vacío. Mi hija mayor vive en Alemania y la pequeña ya terminó la carrera; así que me temo que encuentre algo también. Y yo que no sé hacer otra cosa que estar en casa con mis hijas veo que va a ser muy dura la caída cuando me falten las dos. Porque mi marido y mi hijo también me acompañan pero no es lo mismo que la camaradería femenina.

Por otra parte, apenas tengo amigas físicas. La gente con la que trato en el supermercado y en internet y poco más. La mayoría de las mujeres de mi edad trabajan y están ocupadas. He intentado varias veces congeniar con otras pero no he tenido suerte. O tal vez simplemente soy demasiado monótona y aburrida para quedar conmigo. La verdad es que nunca se me ha dado muy bien hacer amigos. De manera que veo llegar el momento de la caída cuando me vea sin mujeres con quien hablar. Entretanto intentaré tejer nuevas relaciones pero me resulta muy difícil.

lunes, 12 de agosto de 2019

72. Marear la perdiz

Este dicho significa darse vueltas a un tema para distraer de otro asunto más importante. Eso es especialidad de los políticos que se les llena la boca con palabras como libertad, derechos, diversidad, tolerancia... Y todo eso está muy bien pero siempre que sea mutuo. Porque ya sé que me meto en Camisa de once varas, cuando digo que el orgullo gay no me parece un ejemplo en absoluto de esas palabras. Y ya pueden marear la perdiz lo que quieran pero si un heterosexual saliera a la calle con ese aspecto lo detendrían por escándalo público.

Y si hay un discurso de odio, sin duda se refiere a utilizar vestimenta y símbolos religiosos (católicos) en esta clase de eventos. Porque está claro que los musulmanes no los van a utilizar, ni los comunistas. Es decir, que se marea la perdiz para justificar lo injustificable. Porque nos llenan la cabeza con conceptos abstractos como la discriminación, pero luego resulta que no está claro quién discrimina a quién. Yo me siento discriminada. Pero naturalmente no cuenta porque yo soy una xenófoba, homófoba, beata ultracatólica, y para mí no rigen las normas.

domingo, 11 de agosto de 2019

71. Llegar y besar el santo

Expresión que significa conseguir un objetivo rápidamente. Yo lo único que he logrado así fue quedarme embarazada. Se ve que tenía mucha facilidad. No tanto para los embarazos y los partos, que fueron complicados. Hoy en día la gente se casa con más de treinta años y les resulta difícil quedarse embarazadas, de manera que se recurre mucho a la fertilización in vitro. Yo no estoy de acuerdo con ese sistema porque supone crear unos embriones de más que posteriormente se desechan o quedan congelados de forma indefinida.

Pero me parece aún peor acudir a los donantes de óvulos o esperma, ya que de ese modo el hijo que se tiene es realmente de otra persona que quién sabe cómo será. Además sucede que pueden tener hasta cincuenta hijos, los cuales en un futuro podrían llegar a casarse entre sí sin saberlo. De manera que es un sistema muy inseguro. Por otra parte, si lo utilizan parejas del mismo sexo, el niño resultante no sólo no estará con uno de sus padres, sino que carecerá automáticamente de la figura del padre o de la madre, lo cual me parece una tragedia.

sábado, 10 de agosto de 2019

70. Lo que no puede ser, no puede ser

Y además es imposible. Una reiteración muy clara que se suele hacer a los niños cuando no aceptan razones. Existe una tendencia actual a intentar razonar con los niños como si fueran adultos y tuvieran la capacidad de comprender argumentos complicados. Pero eso no tiene sentido. Lo único que se consigue de esa manera es que el niño se considere un interlocutor válido para el adulto, a su mismo nivel. He tenido ocasión de ver discusiones realmente absurdas de este tipo entre padres e hijos en la calle.

Es como cuando les dan a elegir a los niños lo que quieren comer. Una vez tuve una polémica con una bloguera por eso; porque le dije que no debía darle a elegir a su hijo y se molestó. Lo niños deben comer lo que toca y a ser posible que sea algo sano. Si eligen ellos sólo comerían croquetas y macarrones todo el día. De hecho conozco casos de niños que se han criado a base de eso, y coca cola. Luego vienen los problemas de salud. Hay cosas que se pueden negociar con los niños según la edad que tengan, pero la alimentación no es una de ellas.

viernes, 9 de agosto de 2019

69. Lo cortés no quita lo valiente

Una frase muy conocida que significa que ser educado no supone que no estés dispuesto a luchar por tus derechos. Pasa a menudo que la gente que más grita piensa que tiene la razón y, si los demás se callan, piensa que se la otorgan. Pero no es así. Lo que ocurre es que el que pierde los papeles se descalifica y sin embargo, el que sabe mantenerse en su lugar se revaloriza. O así debería ser, porque lo cierto es que la realidad a veces me lleva la contraria. Por ejemplo, en el parlamento me temo que hace tiempo que no siguen esta regla.

Entre levantar la voz y callarse, debería haber un término medio que es la discusión serena de los temas. Pero comprendo que hay cuestiones que no admiten una discusión serena porque simplemente son indefendibles por las vías normales y legales. Entonces sólo queda la réplica mordaz y el ataque rastrero. Cuando alguien acude a esas estratagemas está claro que no tiene razones que defender. Lo malo es que a menudo el contrincante tampoco encuentra réplicas y opta por callarse, por no encender el debate. Y eso es lo peor que se puede hacer para defender tu punto de vista.

jueves, 8 de agosto de 2019

68. La práctica hace al maestro

Una frase muy acertada. Hay cosas que sólo se pueden aprender bien haciéndolas, como por ejemplo conducir, o escribir en un teclado. Son aprendizajes de repetición. Hace tiempo la gente entraba de aprendiz en un taller y salía de maestro. Así se transmitían los oficios. Ahora me temo que ya no es tan fácil. Hacer algo durante años no te convierte en experto, sino que son necesarios cursillos y horas de estudio. De todas maneras, se supone que cuando alguien lleva muchos años en un oficio ya es un experto y debería valorarse ese conocimiento.

No es así todas las veces porque a menudo llega alguien más joven con más títulos y Se lleva el gato al agua. Es una lástima que no se valore como antes la antigüedad. Le sucedió a mi padre después de treinta años cuando lo sustituyeron por otro y fue un drama. Sin embargo, lo que es una crisis también puede verse como una oportunidad de acceder  con la jubilación a la vida a la que se tuvo que renunciar por el trabajo. De todos modos, la experiencia es un valor importante y no debería desperdiciarse. Tal vez sería mejor encontrar una fórmula intermedia.

miércoles, 7 de agosto de 2019

67. Irsele el santo al cielo

Significa que te has olvidado de algo importante. También se usaba mucho en mi casa, y más ahora porque sigo siendo muy despistada. Hay quien se molesta porque se me olvidan las cosas pero yo no lo puedo evitar. Soy así desde pequeña. Me recuerda cuando me dicen que me anime por el tema de la depresión como si yo pudiera elegir estar o no animada. Es superior a mí. Supongo que tienen que ver las hormonas o incluso los genes porque hay que tener en cuenta que yo tampoco he sido nunca La alegría de la huerta.  Siempre he sido taciturna.

Sobre irse al cielo o tal vez al infierno, me lleva el tema de la depresión porque de hecho he tenido muchas ideas de suicidio. Ya cuando era jovencita pensaba que, si mi vida iba a seguir así, prefería morirme. Claro que entonces no pensaba llevarlo a la práctica. Siendo más mayor sí empecé a fantasear sobre el modo de hacerlo; y por eso no dejo de tomar la medicación, porque me da miedo de acabar convenciéndome a mi misma, en alguna noche oscura. La atracción de la muerte es fuerte, sobretodo cuando ya la has vivido.

martes, 6 de agosto de 2019

66. Ir a por lana y salir trasquilado

Otra expresión graciosa. Se refiere a que defiendas una opinión y acabes siendo víctima de lo que criticas. Eso me ocurrió a mí hace años cuando escribí mi primer libro Mi gran secreto de la felicidad, y al poco tiempo caí en una depresión de la que todavía estoy saliendo. Eso no significa que crea que las fórmulas de mi libro no funcionan. No me sirvieron a mí por varias circunstancias, especialmente por las largas enfermedades y fallecimiento de mis padres. Pero como ideas generales creo que son válidas. Luego la vida te pone en situaciones que no esperabas.

Ir a por la lana y salir trasquilado naturalmente se refiere a las ovejas. A nosotros nos encanta ir al campo y ver a los corderitos y cabritillos, los terneros y las gallinas. Somos muy de campo. Por eso luego son incapaz de comer cachorros, como yo digo. Me da mucha lástima. Es que pasa cuando eres animalista, que te cuesta luego mucho seguir siendo omnívoro. Tengo que convencerme a mí misma de que las personas necesitamos proteínas de carne. En ese sentido creo que también he salido trasquilada por ir a ver ovejas, pero es el precio que hay que pagar.

lunes, 5 de agosto de 2019

65. Ir con la feria y volver con el mercado

Una de las expresiones favoritas de mi madre, que era medio asturiana. Significa que te apuntas a todas las modas o que cambias mucho de opinión.  Es el espíritu actual que se suma al Sol que más calienta. Lo último que he oído es que los suavizantes estropean la ropa, y ahí está todo el mundo echando vinagre como en tiempos de nuestras abuelas. Y es que una idea por twitter corre más en este momento que un avión. Yo no utilizo esa red social porque nunca le he encontrado la gracia. Pero hay gente que vive por y para ella.

Así es como las noticias y los bulos corren Que se las pelan en este mundo actualizado al minuto. Lo malo es cuando pillan a alguien por medio, como sucedió con la infanta Cristina en el mediático juicio de su marido. Yo no entro en su culpabilidad pero esa masa de gente en la puerta del juzgado insultándola me pareció demencial. Cualquiera se puede poner en su lugar y tal vez mañana seamos uno de nosotros los condenados por la opinión pública, que al día siguiente podemos ser igualmente aclamados por las mismas personas.

viernes, 2 de agosto de 2019

64. Hacérsele a uno los dedos huéspedes

Esta sí que es una expresión complicada de explicar. Significa que tienes tantos problemas o tanto miedo que incluso tus dedos parece que no fueran tuyos, sino ajenos. En definitiva, la persona es un poco exagerada y se preocupa sin necesidad. Cuando los hijos se hacen mayores cambiamos unas preocupaciones por otras. Antes al menos los tenías a mano si había alguna dificultad, pero ahora dependen de sí mismos y eso es mucho más preocupante. A mí desde luego se me han hecho los dedos huéspedes con los estudios de mis hijos y sus viajes.

Sin embargo, como bien decía mi padre, cada cual debe cometer sus propios errores; así que no queda más remedio que acostumbrarse a tener que quedarse al margen y esperar el desenlace de los acontecimientos. Es parte del aprendizaje de ser padres. Yo que, la verdad, me agobio bastante, he tenido que hacer un ejercicio de relajación para no preocuparme tanto. Afortunadamente, tengo la oración para desahogar mis miedos y pasar el tiempo de espera.

jueves, 1 de agosto de 2019

63. Hacer un pan de unas tortas

Esto también lo decía mucho mi madre. Tiene el sentido de buscar una solución precaria para un problema. Porque las tortas tienen más valor que el pan y utilizarlas así es un desperdicio. Sin embargo, a menudo no te queda más remedio que hacer un pan de unas tortas porque no hay otra solución. Por ejemplo, cuando en unas elecciones un partido político no consigue la mayoría absoluta y tiene que pactar con partidos menores para poder gobernar. No es la solución ideal pero es la única posible, o convocar otras elecciones.

En España, para qué os voy a contar, últimamente pasa mucho eso y, cuando estoy escribiendo este texto me temo que todo el rango izquierdo del hemiciclo y los independistas están a punto de pactar. De ahí no puede salir nada bueno, aunque sólo sea por las diferencias ideológicas evidentes que los separan. Por no hablar de que cada vez que gobierna la izquierda arruinan el país. Pero en el bando del centro derecha también hay muchas divisiones y muchas tortas en ambos sentidos; de manera que la gobernabilidad está muy complicada.

miércoles, 31 de julio de 2019

62. Hacer de tripas corazón

Esta expresión tiene un sentido muy específico. Se trata de sobreponerse a un sufrimiento físico o mental para seguir adelante. Sobretodo cuando algo le pasa a un ser querido. Yo tuve que hacer de tripas corazón y enfrentarme al colegio de mis hijos cuando sufrieron bulling. Y no uno, sino los tres en algún momento. Se ve que por mi manera de educarles eran demasiado buenos chicos, tranquilos y amigos de la lectura; la clase de víctimas que suelen elegir los abusadores. Así que al menos tres veces tuve que ir a quejarme con sus profesores e incluso con la dirección.

El caso más grave fue el del chico, pero la mayor también lo pasó bastante mal. La pequeña lo llevaba mejor, tal vez porque sabía defenderse de otra manera. El caso es que lo pasé fatal y tuve que hacer de tripas corazón, porque no me gustan nada los conflictos y menos enfrentarme a otros padres, pero cuando se trata de mis hijos naturalmente saco la leona que llevo dentro, como todas las madres. Me dijeron que eran cosas de niños, que los míos iban provocando, en fin lo típico de estos casos, pero no consiguieron que cejara en mi empeño ni un instante.

martes, 30 de julio de 2019

61. Hacer de la necesidad virtud

Este es un dicho complicado de explicar. Se refiere a que, si has de hacer algo por fuerza, al menos debes hacerlo lo mejor posible y con buena cara. Me gusta esta frase porque va mucho con mi mentalidad. Yo no creo que haya malos trabajos. Hay trabajos hechos sin ganas. Por ejemplo, un buen barrendero no tiene por qué no disfrutar de su labor. Al menos se pasa el día al aire libre. Siempre se puede ser el lado positivo de cada cosa. Un profesor que ama su trabajo marca una gran diferencia sobre la clase, frente a otro que se limita a cumplir el temario.

Tal vez yo hubiera preferido ser una licenciada ejecutiva, con independencia económica y muchas amistades. Pero por cosas de la vida me ha tocado ser un ama de casa. Pues procuro disfrutarlo. Me fastidian mucho esas mujeres que nos miran por encima del hombro y nos desprecian por ser unas mantenidas. No se dan cuenta de lo abnegado y sacrificado que es este trabajo, porque la mayoría de lo que haces no se nota. Limpias y se vuelve a ensuciar, cocinas a diario y se lo comen. Por eso creo que tiene mucho mérito, y por no ser remunerado.

lunes, 29 de julio de 2019

60. Hacer algo a la buena de Dios

Esta frase también la decía mucho mi madre. Significa hacer algo A tontas y a locas, o improvisando. Así es como yo crié a mis hijos. Aparte de leer algunas revistas de padres la verdad es que no tenía mucho asesoramiento; y habiendo sido yo la menor de mis hermanos, tampoco tenía experiencia previa. Me las arreglé como pude, a veces con más o menos acierto. Para ser padres lo mejor es aplicar el sentido común y el término medio. Lo habitual es ver gente que se pasan de controladores o todo lo contrario, de descontrolados.

Debería ser lógico, pero hay que tener en cuenta que, como dice mi psicóloga, la mayoría de la gente debería pasar por su consulta. Es decir, que muchos arrastran traumas de niñez y experiencias previas que les influyen a la hora de educar. No quiero decir, como algunos, que haya que quitarle la custodia a los padres y dárse al estado. Eso sería aún peor, porque el estado no los aprecia como su familia; pero sí que debería haber un cierto control de la sociedad sobre los individuos para detectar los casos en que una mala crianza puede contribuir a formar malos ciudadanos.

sábado, 27 de julio de 2019

59. Gustarle algo a uno más que a un tonto un lápiz

Si hay algo que me vuelve loca son los dulces, pero ahora tengo que moderarme para no subir de peso. Lo que a la gente le suele apasionar el España es el fútbol y otros deportes. En cuanto a las mujeres, algunas se entusiasman con la moda y los accesorios. El otro dia estuve en un conocido centro comercial y estaba lleno de chinos o japoneses, no sé muy bien. Parecía que habían fletado un avión especialmente para venir a comprar. Además estaban en la zona de las marcas caras donde un bolso puede valer fácilmente mil euros.

A mí me parece inmoral gastar tanto dinero en cosas superfluas, cuando puedes conseguirlas por la cuarta parte del precio si prescindes del nombre. Si tuviera mucho dinero, no creo que fuera corriendo a gastarmelo en zapatos y bolsos. Preferiría viajar o tal vez invertir en inmuebles. No entiendo tampoco que la gente gaste ese dineral en un móvil, que al fin y al cabo sólo es un teléfono con funciones de ordenador. Cuando dicen que en España somos líderes en smartphones me siento avergonzada. Afortunadamente también somos líderes en ongs., para compensar.

viernes, 26 de julio de 2019

58. Ganarse algo a pulso

Significa con un gran esfuerzo, merecidamente. Si algo me he ganado yo a pulso es la fama de derechista y católica tradicional. Estoy orgullosa de ellos. Muchos de los que me leen, la mayoría, no comulgan con mis ideas y, sin embargo, me siguen, cosa que me satisface mucho porque significa que no les estoy ofendiendo con mi manera de opinar. Me ha costado casi trece años llegar a este buen entendimiento. Antes hubo otros siete blogs donde tuve bastantes problemas para hacerme entender hasta ahora.

Muchos nuevos comienzos buscando mi lugar en internet que al fin parezco haber encontrado. (Toco madera). Porque yo aparte de religiosa soy también supersticiosa; y siendo de derechas, antitaurina y animalista. La gente no es tan fácil de catalogar como algunos quieren que creamos. Existen muchas categorías dentro de cada una. Por eso yo no soy fiel a ningún partido político. Según como van actuando les doy o les retiro mi confianza. Así debería ser siempre porque las personas cambian y las ideas evolucionan, aunque lo esencial permanezca.

jueves, 25 de julio de 2019

57. Faltarle a uno un tornillo

Significa estar un poco loco, pero en un sentido simpático. Es ser más bien excéntrico. Yo pienso que es bueno que las personas seamos diferentes y que actuemos de formas distintas. Hoy en día estamos muy uniformados. Todos con el móvil enganchados viendo las redes sociales, todas las televisiones dan las mismas noticias y todas las personas viajan a los mismos lugares. Hay que encontrar el gusto de ser diferente del resto, aunque eso signifique que la gente piense que te falta un tornillo. Porque hagas lo que hagas lo van a pensar igual.

Cuando empecé a escribir me puse el seudónimo de acontracorriente y así sigo. Siempre he estado fuera de la norma. No tengo internet en el móvil. No veo apenas la televisión. Lo único que hago es precisamente escribir contra la ideología imperante en estos tiempos. Incluso cuando se trata de religión, aunque soy católica, no me gusta en absoluto el Papa Francisco. De manera que estoy siempre fuera de las mayorías y además no me callo, sino que defiendo mi punto de vista. Sin duda soy un ejemplo de persona excéntrica. 

miércoles, 24 de julio de 2019

56. Estar ya todo el pescado vendido

Otra expresión muy gráfica. Significa que ya no hay nada más que hacer sobre un asunto. Que no merece la pena intentarlo. Está bien si te quiere meter en un negocio, por ejemplo. Hace años intenté vender libros propios. Primero, pasé muchas horas pasando mis artículos a formato libro y luego los puse en autoedición con una plataforma que se llama Bubok. Me hice muchas ilusiones al respecto porque al fin y al cabo Hay gente para todo, pero descubrí pronto que estaba todo el pescado vendido, que si no tienes un nombre y publicidad no hay nada que hacer.

No entiendo por qué, porque al fin y al cabo mis e.books se venden por un euro y no es que sea un gasto desmesurado. Cuando se trata de lectura gratuita sí que los han descargado cientos de veces, pero en cuanto hablamos de pagar, nada. Bueno, no voy a juzgar las razones de cada uno. Me imagino que simplemente no estaba en mi destino el éxito editorial. Por si acaso tenéis algún interés, creo que todavía tengo publicidad de algún libro en el lateral de este blog. Más que nada porque no se diga que no lo he intentado.

martes, 23 de julio de 2019

55. Estar que te subes por las paredes

Curiosa expresión, muy gráfica de cuando estás muy nervioso o enfadado. Yo me subo por las paredes cada vez que oigo criticar a la Iglesia Católica. A pesar de que no me gusta el Papa Francisco, pero él no es la iglesia, es sólo su representante temporal. Pero hay miles de buenos sacerdotes, mileuristas, que han dedicado su vida a atender a su comunidad, sin poder elegir siquiera dónde van a vivir, renunciando a un trabajo y una familia. Y hay miles de religiosas que lo han dejado todo para dedicar su vida a la oración y el servicio.

Ellos son la verdadera Iglesia y por eso merecen todo nuestro agradecimiento y desde luego ninguna mofa ni escarnio, ni las críticas por parte del propio Papa. Como ellos, son ya millones las personas que han dedicado su vida a Cristo, incluso en la misión, corriendo peligros y perdiendo su vida para evangelizar a otros pueblos, desde hace ya más de dos mil años. Su ejemplo y su recuerdo valen mucho más que los casos de corrupción en la Iglesia que ahora tanto abundan por desgracia. Por ellos y ellas debemos proteger una institución que es mucho más que las personas que la forman.

lunes, 22 de julio de 2019

54. Estar más a gusto que un arbusto

Es una expresión graciosa que se dice sólo porque rima. No se sabe hasta qué punto está a gusto una planta. Sin embargo, yo me preocupo mucho por ellas. Intento que estén lo mejor posible. Tengo muchas plantas. Unas veinte en el piso y  treinta en tiestos en el pueblo, más luego las que están plantadas en el suelo que son muchas más. Paso mucho tiempo a la semana regando, especialmente en verano, porque me encariño con las plantas hasta cierto punto. Nunca tiro una si no está completamente muerta y las mantengo aunque se estropeen.

Me interesan todos los seres vivos, desde los más grandes a los más insignificantes. Sin embargo, eso no significa que sea una forofa del cambio climático. Creo que hay muchos intereses ocultos en ese tema.  De hecho, el clima siempre ha cambiado a lo largo de los siglos y generalmente por las fluctuaciones  en la actividad del sol más que por la acción humana. El planeta ha pasado por ciclos mucho peores que el actual y ha sobrevivido, con o sin nosotros. Hay que saber ver las cosas un poco en perspectiva a pesar de lo que nos cuenten.

viernes, 19 de julio de 2019

53. Estar hasta la coronilla

Una expresión muy textual porque se refiere a la parte superior de la cabeza, como estar hasta el gorro. Yo estoy hasta la coronilla de la ideología de género. Eso de que ahora resulte que existen como cien sexos diferentes y que se puede cambiar de un momento a otro no me lo trago. Pero lo peor es que se dedican a confundir a los niños. La niñez ya es un momento confuso de por sí para que encima les planteen dudas sobre lo más elemental. Es una manera de fomentar precisamente toda clase de desviaciones sexuales, incluída la pederastia.

La ideología de género engloba reinvidicaciones razonables como la igualdad salarial con otras que son completamente descabelladas. Ya hay incluso quien se ha declarado gato o ha exigido poder casarse con su ordenador. El problema de admitir las excepciones es que luego no se sabe cuando parar. Para empezar se dice que los homosexuales son un diez por ciento de la población, cuando posiblemente no sean más del uno por ciento. Pero las consignas que se repiten sin cesar acaban calando, y así se escribe la historia.

Para más información tengo un blog Sobreideologiadegenero.blogspot.com

jueves, 18 de julio de 2019

52. Estar en Babia

Es lo contrario de Estar de vuelta de todo. Significa que no te has enterado de nada, generalmente cuando los demás sí que lo sabían. Yo que soy tan mayor y he vivido mucho, sin embargo sigo estando a veces en Babia. Me sucedió hace poco que contacté con una escritora y fue muy amable conmigo; y ya pensaba yo que estaba realmente interesada. Cuando debería saber que los famosos son siempre amables con su público potencial y no significa nada. Me siento un poco tonta, la verdad, de haberme hecho ilusiones.

Sigo siendo muy inocente para ciertas cosas, para lo que tiene que ver con sentimientos. Será porque yo soy incapaz de fingir un falso interés en alguien y por eso no me cabe en la cabeza. Yo siempre voy Con la verdad por delante. Así que si una persona no me agrada procuro guardar las distancias. Como suelo decir, yo no valdría para dependienta de tienda diciéndole a alguien que le sienta bien la ropa cuando no es cierto, tratando de vender los artículos más caros. O aguantando a las pesadas que se prueban todo y al final no compran nada.

miércoles, 17 de julio de 2019

51. Estar más perdido que un pulpo en un garaje

Viene a ser lo contrario de Estar como pez en el agua. Yo me he sentido toda la vida así, fuera de lugar. Cuando era niña porque tenía más inquietudes que los demás y ahora porque voy a contracorriente. Ya he contado alguna vez cómo le dije a mi madre que no sabía lo que me pasaba, que me daba cuenta de cosas que los demás no notaban; y ella me contestó, siendo aún una niña, pues lo siento mucho porque vas a ser una desgraciada. Un poco fuerte pero tenía razón. La mejor forma de ser feliz es fundirse con el entorno y no poner nada en duda.

Con todo y con eso, yo era razonablemente feliz hasta hará unos diez  o doce años, cuando aún pensaba que tenía el control de la situación. Qué ilusa. Mi hijo empezaba por entonces la universidad y la acabó dejando. Mi hija mayor se fue de Erasmus y lleva ya cuatro años fuera. La pequeña sigue en casa pero la pobre se parece tanto a mí que le tuve que decir lo que me dijo mi madre. El gatito, al que adoro, tiene ya ocho años. El tiempo pasa rápido para algunas cosas y para otras parece varado sin remedio y yo ya no tengo el ánimo que tenía antes.

martes, 16 de julio de 2019

50. Estar a las duras y a las maduras

Este dicho me resulta doloroso porque me da la impresión de que en la vida me han tocado más las duras que las maduras. No sé por qué será. Supongo que tiene algún sentido, que Dios te pone pruebas para hacerte más fuerte. De mi niñez ya sabéis que la pasé muy sola y encerrada en mis libros. En la adolescencia no me fue mucho mejor. Apenas tuve amigos. Luego me casé y me pasé veinte años criando niños, y ahora que ya no lo son me encuentro otra vez sola. Digamos que mi historia no es muy apasionante. Lo raro es que se me ocurra algo que escribir todavía.

Intenté ser estudiante y no me concentraba, intenté ser secretaria y era demasiado despistada, intenté ser un buen ama de casa pero no tengo fuerza de voluntad. Como madre hice lo que pude. Supongo que yo sí que he estado a las duras y las maduras, eso sí, nunca me he escaqueado de mis obligaciones. No importa que estuviera cansada, enferma o desanimada, que siempre ha habido ropa limpia y un plato en la mesa, aunque no fuera una delicia. Mi sentido del deber es lo que me ha sostenido todos estos años en toda circunstancia.

Discurso provida y pro familia de una diputada italiana


No puedo estar más de acuerdo

lunes, 15 de julio de 2019

49. Escurrir el bulto

Parece ser que es un frase taurina que se refiere a eludir al toro. Yo soy absolutamente antitaurina, aunque ya sé que es un negocio que mueve millones de euros y por eso resulta difícil de desmantelar. Escurrir el bulto significa eludir tus obligaciones. Yo soy vaga por naturaleza pero no escurro el bulto. Lo que hay que hacer lo hago, antes o después, pero lo hago. Cuando terminé mis estudios podía haber perdido el tiempo estudiando alguna carrera sin salidas laborales claras, pero preferí hacerme secretaria para ganarme la vida cuanto antes.

Tenía muy claro que había que labrarse un futuro, ya fuera en la universidad o en labores más manuales, pero no entraba en mis planes quedarme en casa esperando que alguien me resolviera la vida. Luego resultó que dejé de trabajar y me quedé con mis hijos aunque no lo tenía previsto. Decidí dedicarme plenamente a la familia. El caso es hacer algo. Escurrir el bulto no va con mi manera de ser. Ahora tampoco, cuando se trata de defender mis ideas, podría Irme por las ramas y hablar de otras cosas, pero yo siempre Voy al grano. No sé hacerlo de otra manera.

jueves, 11 de julio de 2019

48. Echar con cajas destempladas

Es un dicho muy curioso de origen militar. Parece ser que cuando alguien hacía algo deshonroso, lo echaban del campamento, acompañando su salida con el sonido de tambores desafinados. Eso debía ser muy vergonzoso en aquellos tiempos en que había sentido del honor. Hoy les daría lo mismo. Parece mentira que el honor lo haya sido todo durante tantos siglos y ahora no signifique nada. Echar con cajas destempladas significa de mala manera, con gritos y gestos. Es algo desagradable de ver y más de vivir.

Yo, la verdad es que huyo de las escenas, tal vez por haber vivido demasiadas cuando era pequeña. No me gustan los enfrentamientos y los rehúyo siempre que puedo. Especialmente me horrorizan los que tienen que ver con el tráfico porque la gente se pone muy violenta con nada. Me recuerda un episodio de Disney en que Goofy se subía en un coche y se convertía en un ser antisocial, una especie de dr. Jekill y mr. Hyde. Me temo que le pasa a mucha gente, a los que nunca te imaginarías en esa tesitura y sin embargo es así.

miércoles, 10 de julio de 2019

47. Echar toda la carne al asador

Significa Dar el todo por el todo, es decir lanzarse a una causa o entregarse a alguien enteramente, sin guardarse nada. Yo soy así. Generalmente no me implico en muchos temas pero cuando lo hago, echo toda la carne en el asador. Por eso cuando empecé a escribir me metí en un buen lío porque salió el tema de Eta y eran los últimos años malos, y no pude callarme. Solté todo lo que pensaba sobre esos criminales y quienes les apoyaban. Pero no caí en la cuenta de que estaba en territorio hostil, que muchos de mis seguidores eran de esas personas.

Así que tuve que cerrar mi segundo blog para dejar de darles excusa para soltar sus argumentos. Fue una decisión difícil porque realmente había tenido un éxito inesperado, pero era lo único que podía hacer en ese momento. Después me impliqué más con el aborto y la ideología de género y eso también me trajo problemas, aunque después del anterior ya tenía muchos caparazones y no me afectaba tanto. En mi vida privada también pongo toda la carne en el asador. No sé vivir de otra manera aunque no sea lo más aconsejable.

martes, 9 de julio de 2019

46. En menos que canta un gallo

Yo pensaba que los gallos cantaban sólo al amanecer pero cantan todo el día. Así que en menos que canta un gallo es en un momento, en cualquier momento. Puede que haga referencia también a que Pedro negó a Jesús tres veces antes de que cantara el gallo. Se refiere a un periodo de tiempo muy corto. A mí los últimos veinte años se me han pasado En un suspiro. Es curioso porque cuando era joven parecía que el tiempo no pasaba, y cuando los niños eran pequeños que nunca terminarían el colegio, pero todo llega antes de lo que te esperas.

El paso del tiempo es algo muy relativo. Me acuerdo cuando era niña de aquellos veranos inacabables y ahora resulta que empiezas julio y al poco estás acabando agosto. Supongo que la diferencia está en la actividad. Cuantas más cosas haces más rápido se te pasa el tiempo. Sin embargo, cuando me voy de viaje siempre me parece que ha pasado más tiempo del que realmente ha sido. Será por estar fuera de casa. Yo prefiero que el tiempo pase lentamente. Por eso procuro no hacer muchas cosas a la vez. Si no, me da la impresión de haberlo perdido. Al contrario de mucha gente.

lunes, 8 de julio de 2019

45. El mundo es un pañuelo

Otra expresión muy habitual que significa que el mundo es más pequeño de lo que parece porque es fácil encontrarse a personas o situaciones conocidas en el sitio más inesperado. Nosotros hemos encontrado compañeros de trabajo de mi marido paseando por Tenerife y en el puente de Brujas (que por cierto se dice Brücke y significa puente). Desde luego encontramos españoles en todos los lugares que visitamos porque ya se sabe que en España nos encanta conocer el extranjero. Yo creo que es una virtud, así como la facilidad para emparejarnos con gente de fuera.

Creo que los españoles en general no somos racistas porque nos encanta ver otras culturas y ya digo, no tenemos ningún inconveniente en mezclar la sangre. Parece algo muy normal aquí pero no es tan habitual en otros países del mundo. De hecho hispanoamérica está llena de mestizos por esa razón, mientras que en EE.UU. apenas había hasta hace un siglo. El mestizaje es positivo siempre que no acabe con la cultura original que lo empezó. La riqueza del mundo está en sus culturas, aunque eso no debería estar reñido con la civilización.

sábado, 6 de julio de 2019

Consecuencias médicas de la homosexualidad


Kathleen Melonakos
AddThis Sharing Buttons
Share to WhatsAppShare to Más...
Una enfermera norteamericana que trabajó durante años en el hospital de la facultad de medicina en la Universidad de Stanford en California (Estados Unidos) publicó recientemente un revelador ensayo donde señala cómo se ha venido ocultando, por razones ideológicas, las graves consecuencias para la salud individual y pública de las conductas homosexuales.
El artículo, publicado en español por el Comité Independiente Anti-SIDA, fue escrito por la enfermera profesional Kathleen Melonakos, quien revela lo que ha observado en el mundo de la salud 30 años después de la controvertida decisión de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) de suprimir la homosexualidad como patología, cediendo a las presiones de los grupos militantes homosexuales.


"Trabajé como enfermera durante varios años en los ochenta y noventa en el Centro Médico Universitario de Stanford, donde pude ver algo del daño que los homosexuales hacen a sus cuerpos con algunas de sus prácticas sexuales", dice el artículo.
"La co-autora de mi propio libro de referencia médica, Saunders Pocket Reference for Nurses, era la jefa del departamento de cirugía en Stanford. Estoy segura, a la luz de mi experiencia clínica, y como consecuencia de haber hecho considerables estudios sobre ello desde ese momento, que la homosexualidad ni es normal ni benigna; más aún, es una adicción letal de conducta, tal como subraya el Dr. Jeffrey Satinover en su libro ‘Homosexualidad y la Política de la Verdad’," escribe Kathleen Melonakos.
"Por lo que yo sé, no existe otro grupo de personas en los Estados Unidos que muera de enfermedades infecciosas en sus cuarenta y tantos años, que el de los que practican la homosexualidad. Esto, para mí, es trágico cuando sabemos que la homosexualidad puede ser prevenida en muchos casos, o sustancialmente sanada en la edad adulta cuando existe suficiente motivación y ayuda".


Según la experta, las enfermedades a las que los homosexuales activos son vulnerables pueden ser clasificadas como sigue: Enfermedades clásicas transmitidas sexualmente (sífilis); enfermedades entéricas (infecciones de especies Giardia lamblia, -‘enfermedad del intestino gay’-, Hepatitis A, B, C, D y citomegalovirus); trauma (que tiene como consecuencia incontinencia fecal, hemorroides, fisura anal, edema penil y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida SIDA).
"Mi pregunta principal es: ¿Por qué la homosexualidad no es considerada un desorden simplemente por sus consecuencias médicas? Muy simplemente, una persona objetiva, que tan sólo mire las consecuencias de estilo de vida de la homosexualidad, tendría que clasificarla como algún tipo de patología. ¿Conduce o no a una vida dramáticamente recortada? Los estudios dicen que sí, algunos hasta el 40%, siendo el estudio Cameron sólo uno de otros muchos estudios que sugieren esto. Tomados juntos, estos estudios establecen que la homosexualidad es más mortal que el tabaco, el alcoholismo o la adicción a las drogas".


Según la enfermera, lamentablemente "hay un elemento de negación, en el sentido psicológico, de lo que las enfermedades relacionadas con el mundo homosexual realmente significan".
"Existen razones sin ambigüedad –agrega la experta– para pensar que la homosexualidad en sí produce deterioro generalizado en la efectividad y funcionamiento social. Sí de hecho es una adicción letal, y los muchos estudios que documentan los patrones de conducta son correctos (muestran patrones compulsivos de promiscuidad, sexo anónimo, sexo por dinero, sexo en lugares públicos, sexo con menores, drogas concomitantes y abuso de drogas, depresión, suicidio), para que la APA discuta que estas características no constituyen un ‘deterioro de efectividad o funcionamiento social’, extiende los límites de la plausibilidad. Discutir que la muerte temprana no constituye un ‘deterioro de efectividad o funcionamiento social’ es absurdo".
 https://www.aciprensa.com/noticias/experta-norteamericana-revela-homosexualidad-no-es-normal-ni-benigna

viernes, 5 de julio de 2019

44. El ahorro del perejil

Sin duda alguna la expresión preferida de mi madre. Ser el ahorro del perejil es algo complicado de explicar. Significa que estás ahorrando en algo que no tiene valor porque te lo dan gratis. Es como si no pides azúcar con el café, da igual porque no te lo iban a cobrar de todas maneras. Se refiere a dejar de comprar o de hacer cosas que realmente no tienen importancia, cuando deberías estar ahorrándote otras cosas más transcendentales. Por ejemplo, si vas al cine el día del espectador y luego te gastas diez euros en palomitas, cosa que es muy habitual.

En eso del menu del cine la gente no tiene medida. Cuando yo era pequeña nos daban un paquetito de cien gramos y estábamos tan contentos. Ahora, cada uno compra un cubo y una bebida de 500 miligramos, no sé si sólo por demostrar que pueden pagarlo, o por costumbre. Pero no es necesario ni sano tomar esa cantidad de refresco y de palomitas. Al final lo de menos viene a ser la película. No sé para qué sirven tantas campañas de concienciación sobre la vida sana, para que luego caigamos en la tentación más cercana. Y eso no es el ahorro del perejil. Es mucho dinero.

jueves, 4 de julio de 2019

43. Dorar la píldora

Me imagino que se refiere a edulcorar la píldora para que te la tomes mejor como decía Mary Poppings. Pero ahora se refiere a Hacer la pelota, es decir a halagar a alguien con el fin de conseguir algún objetivo. Dorar la píldora puede ser toda una virtud para algunas personas como los políticos que necesitan convencer a todos de sus propuestas. Yo siempre he sido incapaz, la verdad. Me hubiera ido mucho mejor si hubiera dominado ese arte tan necesario. Es la marca de los futuros triunfadores, hasta que finalmente es a ellos a quienes les doran la píldora.

Mi citada incapacidad de hacer cumplidos a quien creo que no los merece ha sido siempre un problema. Ya en el colegio había alumnas especializadas en entretener a las profesoras a base de alimentarles el ego, cosa que a mí me molestaba mucho. Ya me aburría yo bastante en las clases para encima perder el tiempo con zalamerías. Luego, claro, los profesores son personas  y algunos se dejaban llevar por sus simpatías a la hora de puntuar, cosa que está muy mal. Así que dorar la píldora realmente no es algo tan inofensivo como pueda parecer.

42. Donde hay confianza da asco

Una frase muy real por desgracia.  Dice la psicóloga que mis hijas me cuentan las cosas malas para desahogarse y luego se quedan tan anchas, y es que es labor de madre esas cosas como aguantar malos ratos. Generalmente cuando se habla con extraños o gente sin confianza los temas desagradables no salen a relucir. Pero cuando es alguien  familiar o muy conocido es fácil que surjan. De ahí la expresión. También se tiene una actitud más respetuosa con aquel al que se conoce poco que con alguien con quien llevas años.

Es fácil que un amigo abuse de tu confianza y te pida más de lo que debe o de lo que esperaría de ti en otro caso. Por eso es importante guardar siempre ciertos límites, aunque pienses que alguien no te la puede jugar. Me temo que nunca conocemos tan bien a las personas como pensamos. La ambición y los intereses personales juegan mucho papel en las relaciones laborales y no se debe Poner las cartas sobre la mesa o Mostrar tus triunfos tan fácilmente o puede que más tarde te arrepientas cuando alguien intente aprovecharse de ello.

martes, 2 de julio de 2019

41. Donde dije Digo digo Diego

Muy enrevesado este dicho que es un juego de palabras. Quiere decir, como Groucho Marx: estás son opiniones y si no te gustan tengo otras. Vamos, que es la palabra de un chaquetero, de alguien que Cambia de chaqueta más que de ropa interior. Claro está que eso se puede entender en una persona particular, pero lo curioso es que a veces es la sociedad entera la que cambia de opinión, influida por los medios de comunicación, que por algo se llaman El cuarto poder, de manera que, si tuviéramos una cámara de video lo bastante antigua podríamos ver a muchos sostener una cosa y lo contrario sucesivamente en el tiempo.

Yo que no entiendo esa actitud, porque si algo soy es firme en mis convicciones, para bien y para mal. No es nada fácil hacerme cambiar de idea más que nada porque tendrían que darme argumentos indiscutibles. Lo bueno es que la historia es cíclica y ya sé yo que antes de morir todavía me dará tiempo a ver otro cambio generalizado de la opinión pública. Mientras no sea para peor... Cuando veo a alguien mayor, a veces me da por imaginar cómo sería de niño o de joven y cuántos cambios habrá atravesado ya su personalidad.

lunes, 1 de julio de 2019

40. Dios los cría y ellos se juntan

Esta expresión también era muy común en mi casa. A veces como equivalente a Siempre hay un roto para un descosido. Otras veces refiriéndose a que la gente con objetivos comunes acaba por encontrarse. Yo no estoy tan segura porque me temo que hay gente que vive muy sola y no encuentra a nadie equivalente, aunque puede que incluso haya alguien a la vuelta de la esquina. Supongo que es más fácil en los pueblos pequeños pero en las ciudades no conocemos a nuestros propios vecinos, así que es difícil coincidir con alguien.

La soledad me ha acompañado desde mi niñez y es algo muy duro de vivir aunque uno se acabe acostumbrando y sustituya a las personas por libros, televisión o animales, por ejemplo. Durante un par de décadas tuve a mis hijos en casa pero ahora empiezo a notar su falta y hacer amigos nunca ha sido mi especialidad. Afortunadamente por lo menos tengo este espacio donde comunicarme, porque si no creo que acabaría como esos pobres locos que hablan solos por la calle. La soledad elegida es agradable, pero impuesta es terrible.


domingo, 30 de junio de 2019

Por qué no me gusta el orgullo gay

La verdad es que reconozco que me siento desubicada porque estoy acostumbrada a que me insulten e incluso me amenacen por mis ideas, pero no a que se disculpen por haberme molestado. Creo que algo así se merece una explicación por mi parte. ¿por qué no me gusta el orgullo Lgbt?.
En la historia de la humanidad que tiene unos diez mil años, ya entre los antiguos judíos se consideraba que ser homosexual era una desviación del comportamiento normal de la persona. Hace dos mil años San Pablo dejó claro en sus escritos que se consideraba un pecado.

Es bien sabido que los gays y lesbianas son personas que están demasiado apegadas al padre o a la madre, o bien gente que les gusta probar un poco de todo porque viven en un ambiente muy liberal. El complejo de Edipo y Electra explica perfectamente lo que se conoce por disforia de género. Así ha sido hasta hace apenas veinte años, un suspiro en la historia. ¿Estaban equivocados todos nuestros antepasados desde Adán y Eva?. O somos nosotros los equivocados. Parece mucho más probable.

Es cierto que en etapas de decadencia algunas civilizaciones, como la romana o la griega han admitido la homosexualidad, al igual que toda clase de prácticas sexuales, incluida la pederastia. No creo que sea algo a imitar. Por otra parte, en la mayor parte de Asia, África y Oceanía también se rechaza este comportamiento. Especialmente en los países musulmanes y los antiguos comunistas, que curiosamente en cambio como partido dicen defenderlo. Una gran contradición de nuestros tiempos como tantas otras.

En resumen, la homosexualidad y sus derivados no son algo aceptado por la mayor parte de la humanidad ni lo han sido en absoluto a lo largo de la historia. Únicamente ahora se está intentando que lo hagamos, debido a intereses mundialistas empeñados también en el aborto y la eutanasia, con la intención de disminuir la población quién sabe con qué oscuros fines de supremacía mundial. No rechazo a las personas que tienen esta inclinación. Rechazo la inclinación en sí porque pienso que es contraria a la naturaleza y porque perjudica a la familia natural.

viernes, 28 de junio de 2019

Pamplinas y el orgullo Lgbt

A veces me pregunto si los periodistas nos manipulan o son ellos los que se dejan manipular por los medios. Esta mañana he oído a un señor mayor que yo decir que nunca había pasado tanto calor en toda su vida. Pues en donde yo vivo no hemos llegado a los cuarenta grados... y no sé dónde estaría él hace años cuando a las nueve de la noche aún no se podía salir a la calle. En la televisión han dicho que el año pasado murieron quince mil personas en la ola de calor. Estaría la calle llena de cadáveres... ¿No sería más bien que murieron porque les tocaba en esas fechas?.

Es muy fácil decir lo que quieres decir aunque no sea cierto. Y en la Razón, nada menos, me salen con que el orgullo gay es beneficioso para la sociedad. No sé si han visto las fotos, pero a mí un señor con un cucurucho en el pene no me beneficia nada. Perdón por lo de señor. La sociedad se está volviendo loca. Una cosa es la tolerancia y otra decir que lo blanco es negro y viceversa. Ni las temperaturas han subido tanto, ni es algo que no haya ocurrido antes muchas veces, ni ser gay es lo normal. La historia de la humanidad no empezó antesdeayer...

jueves, 27 de junio de 2019

39. Despacito y buena letra

Siempre recordaré una monja profesora que tuve a los siete años que me enseñó el valor del trabajo bien hecho. Tenía un sencillo método que consistía en guardar las mejores fichas de los alumnos en un archivador especial. Y claro, todos queríamos que nuestras fichas estuvieran allí. Lástima que con el tiempo se me olvidaron esas buenas intenciones, pero ahí aprendí el placer de la escritura. Cuando empecé a trabajar de secretaria me di cuenta de que ese ideal de hacer las cosas despacito y con buena letra no es viable cuando tienes un plazo estrecho para entregar el trabajo.

Fue una de mis primeras desilusiones, ya que yo pretendía dosificar las tareas para poder hacerlas todas bien y acabé haciendo todo a la vez y regular. Es lo que pasa al ser la única secretaria de la oficina. Como más tarde no tuve ya ocasión de enmendar ese error, al menos en mi casa procuro organizarme para hacer todo lo mejor posible sin tener que dejar tareas acumuladas. Pero como mi energía física y mental no da para mucho, no es raro, la verdad, que las cosas se vayan atrasando. Al menos procuro que los alimentos no se estropeen porque no me gusta tirar comida.

miércoles, 26 de junio de 2019

38.Dejar la fiesta en paz

El sentido es claro. Sirve para cortar una discusión. Se usaba mucho en mi casa de pequeña porque éramos cinco hermanos, mis padres y mi abuelo. Hoy en día eso parece una multitud y antes era lo normal. Así que ahora, cuando los jóvenes quieren tener su propio coche, su móvil de última generación y su ordenador sin trabajar; yo me acuerdo de que compartíamos dos toallas en el cuarto de baño, la ropa pasaba de un hermano a otro y los libros de texto igual. Hasta los dieciséis años no empecé a tener ropa propia y eso porque ya no tenía la misma talla que mi hermana.

Aunque mi padre era ingeniero de caminos, existía ese sentido de austeridad y era habitual en todas las familias. Mis tres hermanos dormian en literas en un cuarto y les salían los pies de la cama porque eran altos, igual que los tres hermanos mayores de mi marido; y a nadie se le ocurría decir si eso era justo o no. Ahora dicen que no pueden tener más de dos hijos porque no tienen más habitaciones en la casa. En el coche nos llegamos a montar seis y el perro, que era un setter grande. Ahora si pides un taxi para cinco sólo te cogen en un monovolumen. Es otra mentalidad. El problema va a ser cuando estos jóvenes no puedan mantener su tren de vida.

martes, 25 de junio de 2019

37. Defenderse como gato panza arriba

Cómo ya sabéis en casa tenemos un gatito al que queremos muchísimo. Así que os puedo asegurar que un gato se defiende de pie, no tumbado. Cuando un gato te muestra la tripa es una señal de confianza porque es su parte más vulnerable. Eso sí, si le mimas no puede evitar echarte las zarpas como movimiento instintivo de defensa. Por eso los dueños de gatos siempre vamos con arañazos.  Volviendo al dicho defenderse de ese modo viene a ser como sentirse acorralado y sacar todas las armas disponibles. Sucede cuando te sientes atacado por varios flancos.

Cuando entré en este mundo de los blogs, hace ya más de trece años, era todavía muy inocente, pero enseguida tuve que aprender a defenderme como gato panza arriba. Especialmente cuando tocaba los temas de la ideología de género, que ya ha sido tan aceptada en nuestra sociedad. Empecé por el aborto, negando el derecho de la madre de matar a su hijo; seguí con la homosexualidad, negando su normalidad y el derecho de adoptar niños. Finalmente, surgieron multitud de temas controvertidos lo cual me convirtió en blanco fácil; pero afortunadamente lo peor de esa etapa ya pasó. Ahora al menos he encontrado interlocutores que saben debatir con respeto.

lunes, 24 de junio de 2019

36. Decir algo por activa y por pasiva

Este dicho me gusta porque he estudiado gramática en varios idiomas. Se trata de decir algo de todas las maneras posibles. La expresión es más bien: te lo he dicho ya por activa y por pasiva, y es muy típico de los padres a los hijos. Por ejemplo cuando les pides que recojan el cuarto o que vuelvan a una hora fija. Afortunadamente llega un momento en que ya no hace falta que se lo digas, porque o bien ya te hacen caso o bien no te lo van a hacer nunca, porque ya son mayores para decidir. Es un descanso no tener que ejercer más de madre sargento.

Sin embargo, eso no significa que no tengas que seguir dando tu opinión aunque les moleste. Es deber de madre especialmente seguir tutelando a tus hijos toda la vida. Sin pasarse. Como siempre digo en un término medio, pero que sepan lo que piensas. Y si les molesta que se lo digas, pues te toca cargar con el papel de mala de la película, pero así es el cargo de madre, vitalicio y sin descanso. Por activa y por pasiva también implica directamente y de forma más indirecta, es decir con más mano izquierda, insinuando las cosas más que decirlas.

domingo, 23 de junio de 2019

Sobre la ideología de género

El homosexual no nace, se hace



https://www.facebook.com/781762595263715/videos/1294073010752204/

viernes, 21 de junio de 2019

35. De perdidos al río

Parece ser que viene de una estrategia militar para acorralar al enemigo contra el río. El sentido que ha cogido con el tiempo es de Alea jacta est, es decir, que una vez empezada la acción no queda más remedio que continuarla. Se dice para situaciones difíciles de las que no puedes escapar. Recuerdo que algo así pensaba yo cuando estaba ya de parto de mis tres hijos y quería salir corriendo; pero, qué sentido tenía, si iba a dar a luz igual. Mi primer parto fue una carnicería que duró más de veinticuatro horas y sin epidural, porque entonces no la cubría el seguro.

El segundo fue demasiado rápido, porque la matrona se tenía que ir y me puso la oxitocina a toda velocidad. En tres horas estaba fuera, pero a qué precio. La anestesia se me fue para un lado del cuerpo. El tercer parto no se lo esperaba nadie porque el médico pensaba que me faltaba un mes, por pura cabezonería suya. Así que me mandaron a dormir con un calmante y cuando me desperté ya había dilatado. Sin embargo el parto fue largo porque venía mal colocada, pero todo bien gracias a Dios, que es lo más importante.

jueves, 20 de junio de 2019

A mis cincuenta y un seguidores

Ya sé que no son muchos, no son para Echar las campanas al vuelo, pero teniendo en cuenta que es mi octavo blog oficial, no cuento los seguidores de los blogs anteriores. A mí me hace mucha ilusión. Desde que empezó junio ha bajado el número de visitas. Me imagino que algunos se van a la piscina, aunque allí también se pueden conectar. Yo en cambio cuando salgo de casa estoy desconectada porque no tengo internet en el móvil. Prefiero separar mis dos vidas lo más posible. Sólo a veces me llevo la tablet el fin de semana.

Por eso los sábados no suelo comentar ni publicar comentarios ni responderlos. Estoy en la casa del pueblo y allí todo es naturaleza, plantas y animales. Necesito desengancharme del mundo de internet al menos un día a la semana. Llevo varios meses publicando post escritos una semana antes y hoy me apetecía entrar en directo, para agradeceros vuestra presencia, los 51 seguidores y los comentarios. Espero que nos sigamos leyendo mucho tiempo todavía. Un blog sin lectores no es más que un diario personal guardado en una caja.

miércoles, 19 de junio de 2019

34. Dar palos de ciego

Es una imagen muy clara de alguien que camina a tientas como un ciego con su bastón. Hay muchas veces en la vida en que vamos a tientas o nos encontramos perdidos Como un pulpo en un garaje. Eso me recuerda principalmente cuando era madre primeriza. Además estaba casi siempre sola en casa sin ayuda de nadie y mi hijo mayor lloraba todo el día, porque tenía cólicos. Por otra parte, yo no me había recuperado del parto, ya que tenía hematoma y muchos puntos a medio cicatrizar. Además de la anemia y el agotamiento. Así que al cansancio se unía la incertidumbre de si lo estaba haciendo bien.

Se puede decir también que actué A ojo de buen cubero, como se decía de las personas que hacían las cubas según su propio saber. O a ojímetro. De manera que todavía me siento culpable, porque no contenta con eso a los dos años tuve una niña. Me junté con dos pequeños que aún no eran capaces de razonar. Afortunadamente al poco tiempo ya jugaban juntos, así que repetí y tuve otra niña a los tres años. Pero ya para entonces estaba Curada de espantos. Al menos ya sabía que hacer con las rabietas, la fiebre alta, la tos, la alimentación y demás preocupaciones habituales, y  ahora  ya no me arrepiento.

martes, 18 de junio de 2019

33. Dar el brazo a torcer

Significa ceder aunque se suele utilizar en sentido negativo. Yo no suelo dar mi brazo a torcer porque soy bastante terca. Para que cambie de opinión en algo necesito que me lo demuestren de todas las maneras posibles. Hasta que no estoy personalmente convencida no cedo en absoluto. Claro que siempre hay excepciones porque con los hijos por ejemplo, a mí me enseñaron que cada cual debe cometer sus propios errores; así que aunque dé mi opinión siempre he dejado que elijan su camino. No soy una madre nada intrusiva y mi madre tampoco lo era. Tal vez nos hubiera ido mejor así.

Yo creo que ser firme de carácter es una cualidad de las que se apreciaban antiguamente, como el pundonor, la dignidad, honra, orgullo y decoro. Ahora se valora mucho más ser flexible y adaptarse a las circunstancias. El problema es que con tanta mutación acabes por no saber ni quien eres, ni lo que quieres, ni de dónde vienes o a dónde vas. Es un signo de nuestros tiempos. Y es que yo suelo decir que hay puertas que no se pueden abrir, ni una rendija, porque una vez que la abres ya no sabes si se volverá a cerrar. Pasó con el aborto, con la eutanasia y tantas otras cosas.


lunes, 17 de junio de 2019

32. Da igual ocho que ochenta

Este dicho tiene mucho fondo porque es cierto que, al pasar cierto límite, todo da igual. Por ejemplo, quien roba ocho veces, ya puede robar ochenta, o mentir, o incluso matar en una guerra, pasados los ocho primeros uno más o uno menos no cuenta. Eso lo hemos visto tristemente en España al derogar la doctrina Parot porque resulta que cuesta lo mismo un asesinato que varios, e igualmente una violación que varias, porque no se suman las condenas. Es uno de los casos de injusticia más evidente que se conocen en la historia moderna.

En temas más leves, después de engordar ocho kilos ya te da igual llegar a ochenta. Yo conocía a una mujer que lo hizo, claro que tenía un problema endocrino. Antes nos conformábamos con ir al pueblo a ocho kilómetros y ahora queremos ochenta o mejor ochocientos. Por no hablar de los que se empeñan en subir los ochomiles que son las montañas más altas del mundo, para luego acabar en un porcentaje muy alto sin conseguirlo porque mueren en el intento; y no les valía un monte cualquiera. Es que hemos perdido la proporción y la medida de las cosas.

domingo, 16 de junio de 2019

Historia de dos ciudades y Un drama en Livonia

Este mes pasado he leído los dos libros de Dickens y Verne respectivamente, con tan mala suerte, que al leerlos seguidos no he podido evitar ver que los argumentos son demasiado parecidos para ser casualidad. Digamos que uno pasa en París y otro en una república báltica. Ambos justo antes de la revolución francesa y la rusa, y muestran la pobreza e injusticia que existía en esos momentos, aunque luego fuera Peor el remedio que la enfermedad. Ambas las protagonizan padres viudos con una sola hija prometida a un joven inocente que está en prisión.

En historia de dos ciudades, acaban acusando también al padre falsamente y el hijo digamos que se libra por poco. En un drama en Livornia, la acusación posterior contra el padre acaba mal. Son dos novelas muy entretenidas, con un lenguaje similar y vistas por separado tienen más valor. Lo malo ha sido el leerlas una a continuación de la otra porque parecía leer lo mismo dos veces. Bueno, supongo que Verne se inspiró en Dickens tal vez sin intención. Dejemos El beneficio de la duda.

viernes, 14 de junio de 2019

31. Cuando seas padre comerás huevos

Ahora se consideraría un dicho machista, pero es que entonces sólo los hombres trabajaban y tenían que mantener familias numerosas con su esfuerzo. Normal, que las mejores proteínas se reservaran para ellos en épocas de hambruna. Luego el dicho derivó en las cosas que podrías hacer cuando fueras adulto, aunque la verdad es que mi padre siempre reivindicaba una plaza de hijo en la familia. Decía que nosotros sólo teníamos derechos sin obligaciones y que vivíamos mucho mejor que él; así que la visión de cada cual sigue siendo relativa.

Pero lo que siempre te hace ser padre es intolerante. Desde el momento en que tu hijo se quiere comer una jugosa porquería del suelo y tú le dices: no, caca, ya no hay manga ancha ni flower power que valgan. Claro está que siempre están los progenitores que se niegan a madurar y al final son sus hijos los que les llaman la atención por seguir enarbolando banderas que hace tiempo deberían estar en naztalina. Cuando te pones el uniforme de padre da igual lo que hayas hecho antes o dejado de hacer; entras en una nueva categoría de dignidad manifiesta.

jueves, 13 de junio de 2019

30. Cuando las ranas críen pelo

Éste es muy gracioso. Es tanto como decir nunca, pero cuando yo era pequeña no lo sabía y, siendo las ranas bichos tan raros, realmente pensaba que algún día llegarían a criar pelo. Así que lo tomaba como Algún día. Es un dicho un poco irónico y ya se sabe que a mí el lenguaje de doble sentido me encantan. Antes lo utilizaba mucho más porque era un poco sarcástica incluso. Ahora se me nota ya la edad. La verdad es que las madres a veces decimos nunca cuando queremos decir Ya veremos, y con el tiempo y los años esas negaciones se acaban haciendo positivas.

En eso tenemos mucha ventaja los hermanos pequeños, especialmente los de antes que éramos cinco o seis. Los primeros abrían camino y se llevaban todas las prohibiciones y, más tarde los padres iban claudicando; de manera que cuando yo llegué ya no se escandalizaban de nada. Por eso, ahora también mi hija mayor me dice que a la pequeña no le hago las advertencias que le hacía a ella, pero es que eso también tiene que ver con la personalidad de cada uno y, en este caso algunas no me han hecho ninguna falta, por estar los pequeños también más escarmentados en piel ajena.

miércoles, 12 de junio de 2019

29. Como si no hubiera un mañana

Eso es lo de vivir rápido, morir joven y dejar un bonito cadáver. Un absurdo. Se nota mucho en la carretera porque hay gente que conduce como si no hubiera un mañana, o por lo menos como si ellos no quisieran estar en él. Y no son unos pocos, yo diría que a ciertas horas son la mayoría. Pasa temprano cuando llegan al trabajo con la hora justa (no vayan a regalar dos minutos a la empresa), y pasa a la salida (por el mismo motivo) y porque supongo que no algunos no han comido todavía o tienen que recoger a los niños en el colegio. Vamos, que no saben organizarse mejor.

Eso no es vida, nunca mejor dicho, porque vivir estresado todos los días no compensa y además es malo para la salud. A veces da miedo literalmente salir a la calle porque te vienen los coches lanzados en tramos de cincuenta por hora a más de setenta, se salta los ceda el paso y se te pegan detrás. Y no te pasan por encima porque no pueden. Yo me pregunto cómo se puede ser tan irresponsable, porque en la carretera no hay sólo coches, que ya es bastante; también hay transeuntes y niños que salen del colegio y un incidente así sí que puede arruinarte la vida como si de verdad mejor no hubiera ya un mañana.

domingo, 9 de junio de 2019

28. Como quien no quiere la cosa

Es hacer algo con disimulo, como si no te importara demasiado, aunque sí lo haga. También sirve para influenciar a la gente sin que se note. Se trata de una actitud más bien femenina, ya que los hombres suelen ser más directos. Me temo también que lo utilizan también mucho las madres sin escrúpulos, como cuando dicen: cuidado con las chicas que son todos iguales, como quien no quiere la cosa. No digo que la intención no sea buena pero no está bien utilizar la coacción psicológica, especialmente si lo que quieres es conseguir un beneficio personal.

Me temo que una madre o un padre tiene una posición de poder que muchas veces no merecen o no saben manejar. Por eso en los pleitos de custodia tras una separación es tan complicado saber hasta qué punto los hijos no han sido influenciados por uno o por el otro. Esta manipulación se puede dar ya incluso desde la cuna porque hay mujeres que no dejan que sus parejas se acerquen a los niños. Es el conocido complejo de edipo y electra. Yo pienso que la homosexualidad es consecuencia directa de esta clase de situaciones, al menos en muchos de los casos.

jueves, 6 de junio de 2019

Rocket man, la película

Ayer estuve en el cine viendo esta película y me encantó. Pienso que Elton John es un músico impresionante, el Mozart del siglo veinte. Sin embargo hay cosas que no me gustan de su vida, así que fui a la película un poco preocupada sobre cómo se iba a afrontar su historia. Me gustó porque no hace en ningún momento una loa de la homosexualidad. Más bien al contrario, explica exactamente por qué se hizo gay Elton John, debido a un padre muy frío y una madre digamos demasiado alegre, e influído por las personas que conoció en ambientes nocturnos, que llegaron incluso a aprovecharse de él fingiendo sentimientos que no tenían.

Además, como esa clase de vida iba unida indisolublemente con el alcohol, las drogas y la promiscuidad, no le hacía en absoluto feliz, de manera que intentó suicidarse al menos un par de veces. El sólo deseaba ser normal y por eso incluso se casó con una mujer aunque ya no funcionó. Las canciones, qué voy a decir, son una maravilla y las puestas en escena. Al final se muestra a Elton John feliz con su nuevo marido y dos hijos; pero digamos que con tanto dinero y fama también otros como Briattore han encontrado quien les quiera. Aunque que conste que me alegro mucho por él. Se lo merece. Lo siento por los niños que necesitan una madre.

No os perdáis la película aunque sólo sea por la música.


martes, 4 de junio de 2019

27. Colgarle a alguien el Sambenito

Se ve que a San Benito le culparon de algo que no había hecho. Así que colgarle a alguien el Sambenito significa usarlo de muñeco de paja para culparle de algo falso. También puede ser darle una imagen distinta de la realidad. Por ejemplo, a alguien le pueden colgar el de beato, cuando en realidad es una persona poco religiosa. Depende de la imagen que dés a tu alrededor. A mí esa definición me la han aplicado varias veces, en cuanto difieres un poco de la ideología generalizada. También es muy típico decir de alguien que es extrema derecha, pero nunca se dice de extrema izquierda, como si lo último fuera positivo.

Realmente, creo que con los años lo del Sambenito empieza a darte un poco igual, qué remedio. Total, si alguien tiene ya esa imagen de ti la va a seguir teniendo hagas lo que hagas. Y si ya ha conseguido que los demás piensen lo mismo, entonces estás perdido porque el Sambenito es de por vida. Puede que lleves treinta años llevando una vida impecable pero alguien se empeñe en considerarte un irresponsable. Son la clase de personas que te colocan un letrero y no hay manera de que cambien de opinión. Claro que esa tipo de gente no vale la pena.


lunes, 3 de junio de 2019

26. Cargar con el mochuelo

No sé por qué salen tanto los mochuelos en los refranes. Cargar con el mochuelo es quedarse con la culpa de algo que no se ha hecho. Viene a ser como Ser el hombre de paja. En eso los padres y madres somos especialistas porque ya se sabe que los hijos acaban echándote la culpa de todos sus errores, como nosotros también hicimos con nuestros padres. Es curioso porque hagas lo que hagas y digas lo que digas, o aunque incluso no digas nada, acabarás cargando con el mochuelo. La responsabilidad siempre la tienes por acción o por omisión.

Por más que uno se esfuerce es imposible no hacer algo mal en la crianza de los niños, o falta de apego o demasiado apego, o falta de control o demasiado control, o ambas cosas sucesivamente. Incluso criando a tres hijos juntos e igual cada uno te reprochará algo diferente, y por supuesto cada uno tomará su propio camino distinto al de los demás. Naturalmente, hay que seguir intentando hacerlo bien pero sin obsesionarse, porque ya digo que es imposible acertar con todo. Afortunadamente siempre hay un madre o padre para cargar con el mochuelo.

sábado, 1 de junio de 2019

Evangelizar

"NO HAY QUE HACER AMIGOS, HAY QUE EVANGELIZAR
Por Alex Holgado Fernández
Una y mil veces me propongo callar, no responder. Pero no siempre lo consigo: algunos nos toman por imbéciles.
San Francisco de Sales decía que más se conseguía con una gota de miel que con un tonel de hiel. ¿Quién puede discutirlo? Es obvio que, para ganarse la confianza de alguien, un gesto de cariño es clave.
Pero no se trata de hacer amigos, sino de facilitar la conversión.
Y es que la nueva iglesia está difundiendo como mantra indiscutible que, si quieres evangelizar, debes sonreír. Tal cual. No se puede ser pepinillo ni tener cara de cementerio. Eso vende mal.
Eso estamos haciendo, por lo visto: vender. Márketing, empatía, mandando buenas vibras. Prohibido prohibir. Y así nos va.
¿Nos hemos vuelto tontos o qué nos pasa? ¿Acaso acercaba mal a Dios Juan el Bautista, con sus palabras amenazantes y expresiones terribles? ¿Se equivocaba de táctica San Pablo diciéndole a Agripa que no podía mantener esa relación con Berenice? ¿Era un desastre evangelizando San Vicente Ferrer, que citaba permanentemente el infierno en sus predicaciones multitudinarias? ¿Nos creeremos que San Juan María Vianney, el Cura de Ars, hizo mal en regañar a su feligresía, en ir a boicotear los bailes y cerrar las cantinas?
La lista es interminable y podríamos incluir en ella al Maestro, a Nuestro Señor Jesucristo, a quien sus apóstoles y discípulos tenían un temor reverencial. "¿Hasta cuándo tendré que soportaros?" (Mt 17,17), les espeta en una de esas regañinas.

¿De dónde sale entonces esta moderna consigna de la permanente sonrisa y el algodón de azúcar? Sin duda, del mundo, que en lugar de buscar y vivir en verdad, propone esa aparente alegría bobalicona, falsa y podrida.
Porque el mundo no quiere que le sermonees. Detesta que le digas que hay un camino bueno y otro malo. Odia a quien viene con la verdad -que es la mayor de las caridades- y abraza a quien empatiza.
A menudo, las verdaderas conversiones empiezan con un shock, con una sacudida de alguien que no nos dice o no hace lo esperable, que no busca ser aceptable. Porque la conversión -que es obra de Dios, no nuestra- nada tiene que ver con las categorías humanas, y mucho menos aún con los sentimientos.
Y ésta es la pregunta: ¿estamos los católicos para confraternizar o para ser testimonio de la verdad? La Iglesia no está para escuchar, sino para evangelizar, para convertir. No estamos para compartir sólo unas risas. Estamos para atravesar el alma con la espada de doble filo de la Palabra y para despertar con la Vida de un Crucificado, escándalo y necedad en nuestro tiempo.
Estamos para que el vértigo de reconocer a Dios nos remueva y duela hasta los tuétanos.
Las sonrisitas quedan para los tontos."

Con el hacha de Elías

viernes, 31 de mayo de 2019

25. Cantarle a alguien las cuarenta

Este dicho a quien me recuerda es a mi abuelo materno que vivía en casa y, cuando todavía estaba en condiciones, le gustaba mucho jugar a las cartas, especialmente al tute. Se cantaban las cuarenta cuando tenías las cartas del triunfo, si no recuerdo mal. Ahora siento no haber jugado más con él. Cantarle a alguien las cuarenta significa decirle Cuatro cosas, es decirle las verdades que has estado tiempo guardando para tí. No me gusta tener que llegar a ese extremo pero a veces no queda mas remedio que cantar las cuarenta.

Como digo mi casa era un nido de refranes y expresiones castizas. Recuerdo que mi madre decía mucho que Están cayendo chuzos de punta. Ahora me he enterado de que los chuzos eran unos bastones que llevaban los serenos, a los cuales yo llegué a conocer de pequeña. Naturalmente se refiere a que llueve mucho, A cántaros. Pero yo por entonces pensaba que mi madre se inventaba algunas de esas expresiones al ser tan graciosas, como No viene ni quisqui.. O a Troche y moche, que es de cualquier manera. O a Pies juntillas, que es literalmente. Yo las sigo utilizando cada día.